Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERC y la oposición coinciden al rechazar que la TDT ofrezca todos los canales autonómicos

Baldoví presenta en el Congreso una proposición para pedir la reciprocidad de todas las televisiones públicas

Que cualquier valenciano pueda ver en su televisión (sin necesidad de una plataforma de pago) la cadena autonómica pública canaria, la manchega, la vasca y la cántabra y que un vasco, un manchego o un canario puedan ver la valenciana. Esa fue la propuesta que defendió ayer el diputado de Compromís, Joan Baldoví, en el Congreso con un título que hacía pensar que todo quedaría circunscrito a los servicios audiovisuales de Cataluña, Baleares y la Comunitat Valenciana.

Pero no, la mención a la reciprocidad era para que todas las cadenas autonómicas se pudieran ver en todas las comunidades autónomas, una propuesta que, indicó Baldoví, permitiría a los 180.000 valencianos dispersados por toda España «ver las mascletàs y la cremà en su propia televisión», daría más canales en las lenguas cooficiales así como permitiría impulsar el conocimiento y el respeto que «visto lo visto nos hace mucha falta».

Esa reciprocidad más allá de TV3, IB3 y À Punt a todas las cadenas autonómicas es algo que no gustó a ERC. Su diputada, Marta Rosique, admitió estar de acuerdo al 100 % al leer el título, pero «al leer el texto nos ha sorprendido». «Pensábamos reciprocidad en un mismo dominio lingüístico, se nos hace difícil ver la lógica política de extenderlo a todos», señaló la parlamentaria. «Nos recuerda a este café para todos, se centra poco en el reto de que el catalán persista», añadió.

Pero no fueron desde ERC las palabras más duras. Estas llegaron desde los partidos de la derecha. Para Vox esta idea supone «despilfarro y división» al formar parte del proyecto de los «separatistas» , para el Partido Popular es una forma de «extender la alfombra a un proyecto delirante llamado Païssos Catalans» y que la «fiesta colonialista de los indepentistas la dictamine el gobierno y la paguen todos los españoles» mientras que para Ciudadanos no es una medida que fomente la igualdad sino que solo sirve de propaganda.

Por su parte, pese a que el PSOE se mostraba a favor de la idea («¿quién podría no estarlo?», señalaron), precisaron problemas técnicos como la falta de multiplex disponibles para poder llevar a cabo la resolución.

Compartir el artículo

stats