Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno impulsa el mismo sistema de depósito de envases que la ley valenciana de residuos

El decreto de Transición Ecológica recoge el fomento del agua potable en espacios públicos y la obligación de las tiendas de ofrecer botellas reutilizables

Planta de tratamento de residuos de Algimia. | DANI TORTAJADA

El sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR) se implantará en España si no se cumplen los objetivos marcados por la Unión Europea. No sería nunca antes de 2026, pues los envasadores dispondrían de dos años para desarrollarlo si a partir de 2023 no se alcanza el 70 % en recogida separada de botellas de plástico de menos de 3 litros.

El precio del depósito sería como mínimo de 10 céntimos. Así figura en el decreto del Ministerio para la Transición Ecológica, cuya redacción es casi idéntica a la proposición de Ley de Prevención de Residuos, Transición Ecológica y Economía Circular de la Comunitat Valenciana.

Aunque el Consell Jurídic Consultiu y el Consell Econòmic Social pusieron algunas objeciones al texto autonómico, el proyecto del departamento de Teresa Ribera sirve ahora de paraguas normativo al trasponer la última directiva del paquete europeo en economía circular. Con ello desarrolla la responsabilidad ampliada del productor para los envases comerciales e industriales, de forma que los envasadores financien la totalidad del coste de gestión de los residuos. Algo que hasta ahora asumían casi en su totalidad las entidades locales.

Como objetivo concreto recoge reducir a la mitad las botellas de plástico de un solo uso en 2030. Al igual que en la propuesta valenciana, se establece el fomento del consumo de agua potable mediante fuentes en espacios públicos, dependencias de las distintas administraciones o centros sanitarios. Así como la exigencia de alternativas reutilizables en eventos culturales o deportivos que cuenten con subvenciones oficiales.

Frutas y verduras a granel

Los comercios minoristas deberán presentar las frutas y verduras frescas sin envases de plástico para pesos inferiores a 1,5 kilogramos y fomentarán la venta a granel. Entre las medidas que propone el decreto, está que las tiendas puedan suministrar envases reutilizables o permitir que el consumidor lleve los suyos para que sean rellenados siempre que estén limpios y sean adecuados.

Un mínimo de marcas

Además, y con carácter obligatorio, deberán ofrecer un mínimo de marcas de bebidas en envases reutilizables. Tres como mínimo si la superficie comercial es inferior a 300 m2 o siete si es mayor de 2.500 m2, en la línea de la futura ley valenciana. El comercio tendrá que prestar el servicio de retorno del envase vacío.

Por primera vez se introducen bonificaciones para impulsar el ecodiseño de envases, siempre que incorporen un 10 % más de plástico reciclado que el preceptivo o se mejore su reciclabilidad. Por contra habrá penalizaciones que dependerán del tipo de material, por ejemplo que en el papel se usen tintas con aceites minerales o que el polietileno empleado sea opaco.

Compartir el artículo

stats