Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las recetas de los expresidentes para relanzar la Comunitat Valenciana

Proponen mejores conexiones y más Formación Profesional para posicionarse en España y Europa

Franciso Camps, Benita Ferrero Waldner, Joan Lerma y Salvador Navarro, en las jornadas de Sociedad Civil Ahora. | GERMAN CABALLERO

El II Congreso Nacional de la Sociedad Civil Ahora celebrado ayer en València y que reunió a más de ochenta personalidades del ámbito nacional e internacional propició el reencuentro de los expresidentes de la Generalitat Joan Lerma y Francisco Camps.

Ambos coincidieron en una de las mesas redondas diseñadas para que los ponentes aportaran recetas para relanzar la Comunitat Valenciana y mejorar su posición dentro de España y de la Unión Europea. Una sesión de trabajo, que contó también con la presencia de los representantes de la patronal y de las cámaras de comercio, Salvador Navarro y José Vicente Morata, y que dio pie a una escena casi inédita en muchos años de autogobierno y que se produce en un momento de gran polarización política entre la izquierda y la derecha. La discrepancia ideológica entre ambos mandatarios persiste, pero no hubo choque.

El formato no lo permitía y, probablemente, no estaba en el ánimo de ninguno polemizar. Solo el expresidente Camps, que sigue en campaña para ser alcaldable por su partido, aprovechó su intervención para pedir que desaparezca «la agenda ideológica» que, en su opinión, «aplasta» las posibilidades de crecimiento.

Por lo demás, se ciñó al traje institucional y planteó como reto convertir València en una gran región urbana que sea capaz de competir con Madrid para atraer inversiones. Para ello, defendió la mejoría en las comunicaciones (por su puesto, la ampliación del Puerto de València) y la digitalización.

Por su parte, Lerma situó la baja productividad como el principal problema que tiene todavía la economía valenciana y abogó por impulsar la tecnificación. Para el socialista, es clave mejorar la formación profesional y se refirió a la importancia de las política de igualdad. El expresidente de la Generalitat se mostró convencido de que gracias a los fondos europeos, la economía valenciana mejorará su posición.

Diálogo social y versatilidad

Los representantes del empresariado también hicieron su aportación. Navarro habló de las fortalezas demostradas durante las crisis sanitaria y, entre ellas, citó el diálogo social con la Generalitat y los sindicatos. También de la versatilidad del tejido empresarial, de las empresas que rescataron a empleados de los Ertes para fabricar mascarillas. «Cuando queremos, somos capaces», dijo. Ahora bien, apuntó una de las principales debilidades: la financiación autonómica deficitaria: «Es inexplicable que todavía no haya una solución», dijo. Además, advirtió de las dificultades del binomio crecimiento/ecologismo: «Europa quiere ser vegetariana en un mundo carnívoro», avisó.

Por su parte, Morata puso en valor la fortaleza de la empresas exportadoras y pidió «infraestructuras tecnológicas y físicas» en alusión al Puerto de València para ser más internacionales y trascender lo local. El foro, organizado por Aldo Olcese y el jurista Vicente Garrido trajo a València a varios exministros y altos cargos de la Unión Europea, entre otras personalidades del mundo académico.

Compartir el artículo

stats