Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tasa turística se enreda sobre si el impuesto es local o autonómico

El PSPV busca la fórmula legislativa para hacerla voluntaria

Puig recoge sus papeles junto a los vicepresidentes, Oltra e Illueca, en el pleno del pasado lunes. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Puig recoge sus papeles junto a los vicepresidentes, Oltra e Illueca, en el pleno del pasado lunes. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Aunque se ha abierto una vía de posible consenso en el Botànic en torno a la implantación de una tasa turística, el impuesto de ámbito municipal y con carácter voluntario que proponen los socialistas no acaba de convencer a los dos socios, Compromís y Unides Podem.

El asunto está en el centro del debate político, pero la negociación en el seno del Botànic aún no ha empezado. El foro es la comisión política que tutela las líneas maestras del presupuesto, cuyos miembros se reunieron ayer por segunda vez desde que el Consell acordó su creación. Hablaron de los grandes números de las cuentas, pero la tasa turística no apareció. La negociación se abrirá porque es un asunto trascendental de las cuentas de 2022 y si no hay acuerdo el debate seguirá en el trámite de las enmiendas de los presupuestos en las Corts.

Los socialistas quieren buscar una fórmula legislativa que posibilite a los ayuntamientos implantar voluntariamente la tasa turística con unos parámetros aún por decidir. Pero fuentes de Compromís aseguran que el planteamiento sobre un impuesto municipal voluntario no es legalmente acertado, aunque valoran como una buena señal que el PSPV acepte abrir el debate del impuesto a las pernoctaciones turísticas, una medida que en la coalición y en Unides Podem consideran imprescindible para la transición ecológica y la transformación del modelo económico valenciano.

En Compromís sí se abren a la posibilidad de definir que una parte de la recaudación de la tasa se destine a los ayuntamientos para compensar la mayor presión sobre los servicios públicos de competencia municipal que provoca el turismo.

Decisión de los ayuntamientos

Pero para el PSPV, lo importante es que cada ayuntamiento pueda decidir porque nada tiene que ver la ciudad de València con cualquier municipio de interior, señalan. Los socialistas ven posible esta opción de la misma forma que hay ayuntamientos que cobran tasa de basuras y otros no.

Los socialistas rechazan que la tasa pueda ser autonómica por la divergencia del modelo turístico valenciano y advierten de que no puede ser exitosa si no se negocia antes con el sector, ya que tanto en Baleares como en Cataluña el impuesto está negociado, algo que no ocurre en la Comunitat Valenciana en este momento.

En cambio, en Compromís no ven posible un impuesto municipal voluntario porque sostienen que no existe legalmente esa posibilidad. Añaden que esa voluntariedad de aplicar o no los impuestos es lo que, por ejemplo, defiende la presidenta de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso y tanto critica el Consell.

Aseguran en Compromís que la Generalitat no tiene competencias para crear tributos locales ya que ésta es del Estado y en ningún caso pueden ser opcionales y ponen como ejemplo que cobrar el IBI es imperativo. Defienden que el impuesto tiene que ser autonómico porque es el Consell el que tiene las competencias de política económica y su carácter es supralocal, por lo que el análisis de la tasa tiene que ser autonómico.

En Unides Podem señalan que la negociación no ha comenzado y defienden la necesidad de una tasa de ámbito autonómico aunque subrayan que la formación no irá a la mesa con líneas rojas.

Compartir el artículo

stats