La Banda de San José de Pignatelli ha tocado debajo del balcón de Fernando Llorens, uno de sus integrantes, a modo de sorpresa. El músico ha estado luchando contra la Covid-19 desde antes de Navidad, hace casi un año. Aunque ya se encuentra en casa, Llorens ha estado muy grave en el hospital, batiendo así el récord de permanencia en la UCI.

El homenaje ha generado mucha emoción entre sus compañeros músicos, que no han podido contener las lágrimas tras la larga recuperación de su amigo. "Fernando no es un músico, es un símbolo de Pignatelli", escribe Rafa Vizcaíno, el director de la banda.