Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Corts se suma a la batalla para abolir la prostitución

El PP dice compartir el fondo pero se abstiene con Ciudadanos

Protesta en las Corts Valencianes del Front Abolicionista en noviembre de 2020. | LEVANTE-EMV

La cruzada para abolir la prostitución en España y aprobar una legislación que pare los pies a los proxenetas y a la industria del sexo ganó ayer una aliada. Las Corts Valencianes aprobó una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno de Pedro Sánchez a elaborar una ley abolicionista y al Consell a un desarrollo normativo para reconocer la prostitución como una forma extrema de violencia de género y que ayude a las mujeres . La iniciativa, debatida en el seno de la Comisión de Igualdad salió adelante con los votos del PSPV, Compromís y Unides Podem y con la abstención del PP y Ciudadanos. Vox votó en contra.

La propuesta, que en realidad parte del movimiento feminista (fue presentada a los grupos por el Front Abolicionista hace un año), tiene el añadido de que ha unido en una sola voz a todos los grupos de izquierda en un asunto que no siempre es pacífico.

Cabe apuntar que aunque el PSOE hace tiempo que se ha declarado abolicionista, otros partidos como Unides Podem o la propia coalición de Compromís ha mantenido debates internos. Ayer no hubo matices de ningún tipo y el tripartito coincidió en que la iniciativa era una de las más importantes aprobadas en la comisión desde su creación ya que supone visibilizar la explotación sexual que sufren a diario mujeres y niñas.

La proposición no de ley es una nueva acción que se suma a las iniciativas puestas en marcha desde el Consell y en las que se ha implicado directamente el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. De hecho, en el congreso federal que los socialistas celebran en València dentro dos semanas, el PSPV espera atar un compromiso para presentar una ley abolicionista en el Congreso.

«Un día grande»

«Es un día grande, nunca haremos una propuesta tan importante para la dignidad de las mujeres como esta», aseguró ayer la diputada socialista Rosa Mustafá. La portavoz del PSPV en la comisión de Igualdad destacó que la iniciativa busca sacar los colores a una «sociedad que con su silencio e indiferencia cubre a los puteros». «En la prostitución no hay empatía de ninguna clase ya que solo importa el deseo de los hombres», sostuvo.

Por su parte, la diputada de Unides Podem Cristina Cabedo señaló que la prostitución «es fruto de una estructura económico social que se nutre del sistema ficcionando un supuesto derecho masculino al acceso de las mujeres».

La diputada añadió que la prostitución no solo impacta en la identidad de estas mujeres. También en la de todas porque «se envía el mensaje a los hombres de pueden acceder a su cuerpo cuando quieran y por eso, después, se nos viola en manadas».

Desde Compromís, Mònica Àlvaro defendió que su partido está «donde siempre ha estado; al lado de las mujeres». «No hay duda, la prostitución no es libertad, quien no apoye esta iniciativa será cómplice de las mafias», indicó.

La propuesta no logró sumar a Ciudadanos y PP que optaron por la abstención. Ambos grupos se escudaron en la sentencia por abusos sexuales a una menor contra el educador Luis Eduardo R.I para denunciar la «hipocresía» del tripartito y pidieron el cese de la consellera de Igualdad, Mónica Oltra. Cs está a favor de regular lo que califican como «trabajadoras del sexo». El PP coincidió en el planteamiento de fondo, pero rechazó votar a favor porque, ha defendido Mezquita, la propuesta lleva un año en las Corts y no se ha trabajado con el Gobierno valenciano. La diputada Ángeles Criado ha incidido en el negacionismo que practica su partido y negó que la prostitución sea un problema que afecte específicamente a mujeres y niñas.

Compartir el artículo

stats