Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La petición de abolir ya la prostitución suma apoyos en las federaciones del PSOE

Se señalan también las formas digitales de violencia

El expresidente Zapatero defiende una ley contra la prostitución junto a la consellera Bravo. | FERNANDO BUSTAMANTE

El PSPV no estará solo en el Congreso Federal en la lucha por una ley abolicionista contra la prostitución. Varias federaciones del PSOE se han sumado a la propuesta de la que los socialistas valencianos han hecho bandera (y avaló Zapatero hace dos semanas) y han presentado enmiendas similares que respaldan y amplían la idea que defienden desde el partido de Ximo Puig: que se promulgue de manera inmediata una ley que deje como un asunto del pasado el proxenetismo.

«El partido socialista se compromete en esta legislatura a presentar una ley integral para la abolición de la prostitución». Es la enmienda presentada por la formación valenciana, una forma de complementar la defensa «abolicionista» que asegura tener en su ponencia política el partido del puño y la rosa. La ponencia política es la hoja de ruta que marcará la acción del PSOE tras el cónclave en València y pese a no ser un documento que obligue a nada, supone dotar la idea de un compromiso concreto.

La propuesta valenciana no es la única en esta línea. La federación madrileña, la del PSOE andaluz, la del partido en Asturias así como las Juventudes Socialistas han presentado sus propias mociones en la misma dirección: pedir una ley abolicionista contra la prostitución.

A esta se le añaden apellidos como que sea «sin más dilación» para «desmantelar la industria de la prostitución», tal como señalan desde el texto asturiano, o que esta futura ley «proteja a mujeres y niñas de la industria del sexo», tal y como solicitan desde Sevilla.

Asimismo, hay propuestas, como la de Castilla y León, que consideran «necesario el endurecimiento de las penas no solo en lo relativo a la actividad de los proxenetas, y a todos aquellos partícipes de la trata, sino también a los llamados puteros, considerados consumidores» y a los que califica de «cómplices de la violencia sexual más descarnada». Poner «el foco en el prostituidor o en quienes consumen prostitución para acabar con la mayor», piden desde la federación balear.

Nuevas formas de violencia

En la batalla legal que se debatirá la próxima semana en el Congreso Federal del PSOE en València contra la trata y la explotación del cuerpo de la mujer también se pone la vista en los considerados «nuevos modelos nacidos de una sociedad cada vez más tecnológica».

En este sentido, las enmiendas presentadas hablan de combatir «las plataformas digitales de prostitución grabada», «la venta de fotos íntimas y/o de contenido abiertamente sexual por menores en internet» así como las «nuevas formas de violencia»: «ciberviolencia de género y ciberacoso sexual, que incluye prácticas como el sexting (cibersexo), doxing (publicación de algo íntimo sin permiso) y grooming (acoso sexual en internet)».

Este debate dentro del PSOE llegará después de que en las Corts se aprobase una moción exigiendo al Gobierno de España una ley contra la prostitución con el voto a favor del Botànic, la abstención de PP y Cs y la negativa de Vox. Además, dentro de las enmiendas que se debatirán la próxima semana en el congreso se añaden el rechazo a prácticas como «la violencia reproductiva a través de los mal llamados vientres de alquiler» que suponen la «mercantilización del cuerpo de mujeres y niñas».

Compartir el artículo

stats