Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell paga 2.564 millones en intereses por la falta de financiación en una década

El Botànic reclama la suspensión de los pagos hasta que se apruebe la reforma

El Consell paga 2.564 millones en intereses por la falta de financiación en una década

El Consell paga 2.564 millones en intereses por la falta de financiación en una década

Uno de los efectos más perversos que tiene la infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana es el que obliga al Consell a acudir todos los años a los mecanismos de financiación del Estado, en forma de préstamos, para poder cuadrar sus presupuestos y acercarse al gasto medio del conjunto de las autonomías.

Este proceso, que permite al ejecutivo autonómico recibir una transfusión económica para pagar los servicios públicos fundamentales vía endeudamiento y poder disponer de un dinero que en justicia le correspondería si existiera un modelo de financiación justo, tiene una penalización añadida para los valencianos en forma de intereses asociados a los préstamos. Y no es poco dinero.

De las arcas valencianas han salido 2.564 millones de euros en la última década para liquidar los intereses de ese oxígeno financiero que transfiere el Estado para paliar la infrafinanciación. Es una cantidad superior, por ejemplo, al presupuesto anual de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

La mayoría de ese dinero se abona por el pago de intereses del llamado Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), en realidad un préstamo que hay que devolver y que se ha llevado 1.809 de los 2.564 millones pagados en esta década. Los otros 750 provienen de los préstamos de los pagos a proveedores y el resto supone una cantidad menor por el crédito del denominado fondo social.

El año pasado, en plena pandemia de la covid, el Consell pagó 311 millones por los intereses de los fondos de rescate, una herramienta que el Gobierno de España puso en marcha hace una década, en los años de gobierno del PP tanto en Madrid como en València, para rescatar a las autonomías que no podían hacer frente a sus gastos, como ocurrió con la Comunitat Valenciana en 2012.

El importe previsto a pagar en 2021 alcanza los 263 millones. Son 48 millones menos de los abonados en 2020. Además, el saldo de la deuda por mecanismos de financiación del Estado a 30 de junio era de 42.599 millones de los 51.747 totales que debe la Comunitat Valenciana, el 84% del total.

Hace unas semanas, los tres partidos del Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem, acordaron en el marco del Debate de Política General reclamar al Gobierno que suspenda el pago de los intereses de la deuda generada por el FLA y los otros instrumentos financieros del Estado para garantizar una mayor liquidez de la Generalitat. Además, reclamaron un mecanismo transitorio de financiación hasta que se reforme el modelo y otro de compensación de la deuda histórica por la infrafinanciación sufrida.

El PP pide a Montero comparecer

Mientras, el PP pidió ayer que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comparezca en las Corts para explicar el desarrollo del cambio de modelo de financiación. El portavoz de Hacienda de los populares, Rubén Ibáñez, solicitó la reunión de la comisión de Hacienda para decidir sobre la comparecencia de la ministra «porque no conocemos ningún detalle de cómo va a ser el nuevo en el que aseguran trabajar». Ibáñez asegura que el Consell recibirá del Gobierno de España el próximo año alrededor de 2.700 millones menos que en 2021.

Compartir el artículo

stats