Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fachadas a la carta con hormigón translúcido

El invento es un 80 % más barato que el material convencional

Una muestra de cómo queda el hormigón translúcido con formas y dibujos iluminados. | LEVANTE-EMV

Dos investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) —José Ramón Albiol Ibáñez y Miguel Sánchez López— han diseñado y patentado un hormigón translúcido pionero a nivel mundial porque permite incorporar en su interior diseños impresos en 3D con una resina transparente y crear fachadas o pavimentos a la carta.

El producto ha sido bautizado como «Htrans». «Cualquier diseño que imaginemos se puede imprimir en 3D e incorporarlo al proceso de construcción de la fachada», explica Albiol. «Podemos crear estructuras con imágenes rompedoras y de múltiples formas, desde el logo de nuestra compañía, hasta una reproducción de una obra de arte, la cara de una persona o el ‘sky line’ de una ciudad; y podemos incluir dispositivos luminosos como Leds para iluminar la estructura», destaca el investigador, al tiempo que añade que las siluetas se pueden personalizar libremente.

Más económico y particular

Y matiza: «el hormigón translúcido ya existía, lo que nosotros hemos inventado es un proceso que permite incorporar geometrías en 3D dentro del hormigón usando resina transparente». Un nuevo proceso que abarata esta técnica hasta en un 80 %, tal como apunta Albiol. Y este abaratamiento del proceso no es banal. Hasta ahora, se podía incorporar geometrías al hormigón translúcido pero a través de una fibra óptica que tenía un coste «altísimo». «Es carísimo y no se puede hacer en grandes dimensiones y tampoco ‘a la carta’ en cuanto a diseño del dibujo», explica Albiol. La pareja de investigadores ha «democratizado» el hormigón translúcido. A través de un método que da infinitas posibilidades creativas y que es económicamente asequible. «Si una idea es cara de realizar, no llega a la sociedad, porque las empresas no acaban de comprártela». De momento, varias mercantiles han mostrado interés por el invento. «Cogemos una foto, la procesamos en un programa de computación y decidimos los trazos, imprimimos la imagen y, mediante una estructura cuyo funcionamiento no hemos revelado, unimos todos los puntos para que, una vez plasmada la imagen no se rompa el hormigón final», detallan los investigadores. La resina juega un papel fundamental, pues es fundamental para facilitar los diseños, que pueden iluminarse con luces led.

Compartir el artículo

stats