Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La temporada alza el telón con una caída del valor en seis especies de caza mayor

Conselleria cambia la tasación de 2012 por el aumento de poblaciones mientras los cazadores se quejan de las restricciones y la falta de ayudas

Un cazador, con su perro. Europa Press

La temporada general alza hoy el telón en la Comunitat Valenciana con una valoración muy a la baja de algunas especies cinegéticas. Especialmente aquellas que causan daños en la agricultura, como es el jabalí o la caza mayor en general. Una cabra montés (Capra pyrenaica), por ejemplo, pasa de una tasación de 1.500 euros en 2012, a los 563 actuales en el caso de un macho. Cuando se trata de una pieza de trofeo, los 3.000 euros de hace nueve años se quedan en 1.126. La drástica reducción se explica por el aumento de determinadas poblaciones y poder facilitar su control.

Según la ley de Caza, los titulares cinegéticos están obligados a invertir en beneficio de las poblaciones silvestres al menos el 35 % del valor vivo de las rentas. Construcción y llenado de comederos, balsas, bebederos, desbroces de sendas o reparación de majanos son algunos de los destinos de ese dinero y que llevan a cabo las sociedades de cazadores.

La nueva orden de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica obedece a «importantes cambios en el estatus de un número significativo de especies, así como en la demanda social de la actividad hasta el punto de que los precios y sistemas de cálculo actual requieren una revisión urgente». La medida se argumenta en el aumento del coste de la vida, así como «en el descenso de la demanda representado por la caída en el número de licencias expedidas, el incremento o descenso de la oferta según el estatus poblacional».

La propuesta, de la Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental, cuenta con el dictamen favorable del Consell Jurídic Consultiu. Además de la cabra, pierden valoración el ciervo (Cervus elaphus), el gamo (Dama dama) el corzo (Capreolus capreolus) el muflón (Ovis musimon) y el jabalí (Sus scrofa). La exótica invasora arruí, que en 2012 se fijaba en 1.000 euros el macho trofeo, ahora desaparece del listado.

El departamento que dirige Mireia Mollà desgrana en el texto que habrá exenciones de la valoración cuando se apliquen criterios de control por sobreabundancia. Es el caso del conejo o el jabalí en algunos puntos del territorio. También para el abatimiento de predadores entre el 15 de enero y 15 de julio, o de animales enfermos para combatir enfermedades infecciosas.

Moratoria a la tórtola europea

Aves como la tórtola europea (Streptotelia turtur) y la paloma zurita (Columba oenas) han subido un poco su tasación, pasando de los 17,5 euros a los 20 de la actualidad, aunque está prohibido su captura durante la media veda de la temporada 2021-22 atendiendo a los requerimientos de la Unión Europea. Algo de lo que se quejan hondamente los cazadores. «La moratoria de la tórtola, las restricciones en los cupos de codorniz y perdiz, la prohibición de la caza del lobo, o la nueva ley de derecho animal ponen de manifiesto una política diseñada para acabar con la caza», inciden desde la federación.

La orden del jabalí, que saldrá en las próximas semanas adelantan, «impondrá jornadas de caza, equiparándolas a un trabajo, con un alto esfuerzo cinegético pero sin ninguna compensación económica para los clubes, ni para los cazadores». Así lo avanza Miguel López, ingeniero de la entidad, quien reclama una política integral de ayudas para un colectivo que como recuerda «no recibe ninguna subvención».

Compartir el artículo

stats