Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La basura digital sube un 33 % sin llegar al mínimo de recogida por las restricciones

La Comunitat Valenciana cierra 2020 con más de 38.200 toneladas de residuos tecnológicos

La basura digital sube un 33 % sin llegar al mínimo de recogida por las restricciones

Los residuos electrónicos han subido casi un 33 % en la Comunitat Valenciana desde 2018. El último ejercicio, el de 2020, lo cerró con casi 38.300 toneladas de basura digital. Un total de 27.962 se recogieron en tiendas de distribución mientras que más de 10.200 se depositaron en los ecoparques distribuidos por todo el territorio. Las restricciones por la pandemia provocaron el cierre de estos puntos, impidiendo el cumplimiento de los parámetros que marca el Ministerio para la Transición Ecológica para cada autonomía.

El departamento de Teresa Ribera establece los objetivos estatales mínimos , que en el caso de la Comunitat Valenciana se fijan en 42.074 toneladas procedentes del ámbito particular para 2020. Dato que se calcula a partir de los datos recibidos del Registro Integrado Industrial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo sobre los aparatos puestos en el mercado en los años precedentes. En cuanto al apartado de uso profesional, y atendiendo siempre al volumen de población, el departamento de Teresa Ribera especifica un poco más de 10.000 toneladas.

Las estadísticas que maneja la Conselleria de Agricultura, Emergencia Climática, Transición Ecológica y Desarrollo Rural se corresponden en gran medida a los desechos de origen doméstico gestionados por todos los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada (SCRAP). La Comunitat Valenciana se ha quedado en un 91 % de cumplimiento indican desde Evaluación Ambiental.

Hacia un único cargador universal 

El año pasado se vendieron aproximadamente 420 millones de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos portátiles solo en el ámbito de la Unión Europea. Cada ciudadano, además, posee tres cargadores. De los cuales utiliza dos de forma regular. Algo con lo que la Comisión quiere acabar, por lo que la directiva impondrá el uso del tipo USB-C para todos los aparatos vendidos en Europa. Situación que afecta también a Apple y su sistema Lighting, para el que deberá buscar alternativas. La propuesta comunitaria no habla, sin embargo, de inalámbricos.

Materiales muy tóxicos

Los ecoparques y los comercios de venta física son los espacios donde tienen que llevarse este tipo de productos, con materiales muy tóxicos para la salud y el medio ambiente. Solo una batería de móvil puede contener óxido de litio y cobalto, capaz de contaminar más de 50.000 litros de agua.

El Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana especifica que antes de 2022 los consorcios y entidades locales tendrán que habilitar en sus servicios de valorización áreas de preparación para la reutilización. La conselleria que dirige Mireia Mollà está ultimando una orden de ayudas de los fondos para la reconstrucción para avanzar en el capítulo de la economía circular. Gran exigencia de la Unión Europea.

Aunque algunos consorcios que gestionan los residuos en territorio valenciano sí han adaptado varios ecoparques fijos para estas tareas, de nuevo la crisis sanitaria ha generado cierto retraso. Los tres meses en que los trámites administrativos estuvieron prácticamente paralizados llevarían los términos de enero del próximo año hasta abril, tal como aclaran fuentes de la administración autonómica.

La basura digital sube un 33 % sin llegar al mínimo de recogida por las restricciones

Compartir el artículo

stats