Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig reivindica en Madrid la descentralización de sedes para cohesionar España

El presidente de la Generalitat responde a las críticas de Ayuso y defiende que «no hay ninguna doctrina que diga que tiene que estar todo» en la capital

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, saluda a Felipe VI y Letizia, ayer, durante la recepción por el Día de la Hispanidad. | MARISCAL/EFE

Qué significa el 12 de octubre en España es algo tan variado que incluye al que presencia con fervor el desfile militar por la Castellana y al que reivindica en su Twitter que no hay nada que celebrar. Así, cuenta tanto con presidentes autonómicos para los que descentralizar sedes del Estado supone un ejemplo de «madrileñofobia» y otros para los que esta «desconcentración» de sedes es el reflejo de un país «plural y diverso».

Fue en ese ambiente festivo, todavía con el eco de los pasos castrenses sobre el asfalto, donde Ximo Puig volvió a hacer bandera de la necesidad de que haya instituciones estatales que no tengan su ubicación en Madrid. «Celebremos la España real. El país es plural y ha de verse reflejado en sí mismo. La descentralización de las instituciones del Estado es un buen comienzo», dijo en un mensaje en Twitter como forma de felicitar el 12 de octubre.

Sus palabras en la red social fueron solo la píldora que resumía las declaraciones lanzadas minutos antes. «No hay ninguna doctrina que diga que tiene que estar todo en Madrid», había señalado previamente Puig en respuesta a su homóloga de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien considera la propuesta de «desconcentración» de sedes estatales como un ataque contra la capital bajo el amplio epígrafe que supone la «madrileñofobia».

Apoyo del Gobierno y del PSOE

Sin embargo, lejos de la idea de una acción de odio hacia la Villa y Corte, para el jefe del Consell que haya organismos como el Instituto Oceanográfico en otras ciudades («en otro lugar que tenga mar», citó como ejemplo) «ayudaría a la cohesión de España» y a que el efecto capitalidad que beneficia a la ciudad de Madrid «no fuera tan nocivo para el resto de España». «Habría una mayor convergencia de rentas», añadió Puig quien recordó que la Comunitat Valenciana está actualmente 12 puntos por debajo de renta per cápita que la de la autonomía capitalina.

En el último año y medio, Puig se ha convertido en uno de los barones socialistas que más ha defendido la descentralización, un debate que le ha llevado en numerosas ocasiones a chocar con Ayuso como fue el caso de la petición de un impuesto a Madrid por realizar dumping fiscal. «Madrid es una aspiradora de recursos», dijo entonces y repitió ayer para justificar su defensa de que sedes como la del Tribunal Constitucional o Puertos del Estado puedan resituarse fuera de la capital.

El debate de la desconcentración y del reparto de instituciones más allá de Madrid lleva alimentándose casi un mes (casi a la vez que Portugal abrió la puerta a trasladar la sede de su Tribunal Constitucional de Lisboa a Coimbra), pero se ha acelerado en la última semana. Primero, porque la propuesta ha entrado en el Congreso Federal del PSOE del próximo fin de semana, vía enmienda del PSPV. Pero, sobre todo, porque el Gobierno de España se ha mostrado a favor, con declaraciones de Pedro Sánchez desde Santander y Ponferrada incluidas. No obstante, de momento, solo se refirió a organismos de nueva creación.

Compartir el artículo

stats