Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pacto contra la violencia machista activa 34 medidas más

El acuerdo valenciano cumple cuatro años con la vista puesta en los efectos negativos tras la pandemia

El Pacto Valenciano contra la Violencia Machista cumplió ayer su cuarto aniversario. Y lo hizo celebrando que en el último año se han puesto en marcha 34 nuevas medidas. Esto supone que de las 298 acciones concretas que recoge el documento en estos momentos 234 están desarrolladas o en ejecución permanente, un 91 %.

Entre las actuaciones que se han puesto en marcha a lo largo de este año, cabe destacar el Programa Alba, concertado con entidades especializadas, de atención e itinerarios de acompañamiento y alternativas sociolaborales y residenciales para mujeres víctimas de explotación sexual o trata con fines de explotación sexual, en contextos de prostitución.

Asimismo, Igualdad continúa avanzando en la lucha contra la feminización de la pobreza facilitando el acceso a la Renta Valenciana de Inclusión para familias monoparentales, garantizando además el acceso directo al resto de prestaciones como las ayudas de alquiler, becas de comedor y transporte escolar, acceso a escuelas de 0 a 3 años, cobertura del copago farmacéutico y transporte.

En el área de la Conselleria de Hacienda, por su parte, se ha trabajado para facilitar el acceso a beneficios fiscales para mujeres víctimas de violencia de género y machista y sus hijos e hijas.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas recordó ayer en el acto celebrado de manera telemática que el acuerdo, suscrito por 63 entidades, es «un gran pacto de toda la sociedad valenciana» para combatir el terrorismo machista y acabar con la violencia de género, pero también para garantizar los derechos de las mujeres «desde un punto de vista positivo, de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres».

En su intervención, Oltra se refirió también a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la covid-19 «que nos ha golpeado muy duramente pero que también nos ha cambiado la manera de trabajar, todos en un mismo sentido, reforzando la unidad social e institucional en contra de la violencia de género y machista».

En este sentido, señaló que es necesario trabajar para evitar que las consecuencias de la pandemia «profundicen más la brecha de las desigualdades y las violencias patriarcales», y supongan una oportunidad de cambiar las cosas hacia una economía de las 3 C, cuidar, curar y criar, y en definitiva «hacia un mundo más sostenible, habitable y amable».

Compartir el artículo

stats