Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bravo se alía con Cataluña para pedir más flexibilidad en los fondos de la UE

La consellera acuerda con su homóloga catalana reclamar facilidades en las ayudas a la digitalización

La Generalitat Valenciana y la Generalitat de Cataluña han pedido al Gobierno que mejore la «cogobernanza» en la gestión de los fondos europeos. El objetivo no es otro que tener más flexibilidad a la hora de invertir en las autonomías los cerca de 60 millones previstos el próximo año para digitalizar la justicia.

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, se reunió ayer en Barcelona con la titular de Departament de Justicia del Govern de Catalunya, Lourdes Ciuró. En el encuentro participaron también la directora general de Modernización y Relaciones con la Administración de Justicia, Àngels Bixquert y el director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia, José García Añón junto con el equipo de directores generales de la conselleria de Justicia catalana.

Entre otros aspectos, las dos delegaciones abordaron la importancia del papel de la mediación, en cuestiones como el anteproyecto de ley concursal, el reparto de fondos europeos, la formación para el personal de la administración de Justicia y el intercambio de experiencias en materia de apoyo a víctimas del delito.

En su comparecencia ante los medios, Gabriela Bravo mostró su preocupación por la rigidez del ministerio a la hora de repartir los fondos europeos Next Generation. Una inquietud que comparte también el Departament de Justicia catalán. Bravo solicitó una mayor flexibilidad a la hora de repartirlos. «Desde hace tiempo reclamamos una mejora de la cogobernanza para su distribución y que se tenga en cuenta el nivel en el proceso de digitalización que tiene en este momento cada autonomía», manifestó.

La consellera recordó el compromiso del president Puig para poner en marcha esta Oficina en la Comunitat Valenciana con el fin de ofrecer una nueva oportunidad para que pequeñas y medianas empresas, así como los autónomos puedan volver a comenzar tras la crisis sanitaria.

«La Oficina de Segunda Oportunidad es un proyecto importantísimo que tiene en marcha la Generalitat de Cataluña para ayudar a las pequeñas y medianas empresas. Este servicio se ha convertido en un apoyo clave de asesoramiento a las empresas que, cuya situación económica, se ha agravado tras la pandemia.» ha destacado Bravo.

Oficina de ayuda a las víctimas

Las titulares de Justicia han puesto en común los proyectos de Oficina de ayuda a las víctimas del delito. En el caso de la Comunitat Valenciana la red cuenta, en la actualidad, con 33 Oficinas y 190 trabajadores. Desde su puesta en funcionamiento, en 2018, se han atendido a 86.000 víctimas, 42.000 de ellas por violencia de género. Bravo invitó a su homóloga a conocer in situ el funcionamiento de las Oficinas valencianas.

Bravo y Ciuró acordaron también abrir un espacio de colaboración para la formación del personal de la administración de Justicia. Por parte de ambas consellerias se estudiará un sistema de becas para jóvenes opositores a jueces y juezas, fiscales y letrados y letradas de la Administración de Justicia. Ambas conselleras mostraron su voluntad de seguir trabajando de forma bilateral entre sus dos equipos, emplazándose a una próxima visita a la Comunitat Valenciana.

Compartir el artículo

stats