Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho de cada diez personas con discapacidad no tienen internet

La brecha digital afecta a más de 12.000 valencianos con algún tipo de diversidad funcional

La brecha digital afecta a un 79 % de las personas con discapacidad en la Comunitat Valenciana. Es más, 12.000 valencianos con diversidad funcional no disponen de acceso a internet y un 30 % ni tan siquiera tiene un smartphone. Las personas con problemas de salud mental son las más «desconectadas», según el estudio, mientras que aquellas cuya discapacidad es física reconocen una mayor conexión a la red.

Las que presentan problemas de audición son las que denuncian mayor dificultad de adaptación en los dispositivos y todos y todas, indistintamente de la discapacidad que les acompaña, reconocen que, aunque la tecnología es la «gran aliada» de la diversidad funcional, no todo el mundo puede costear el alto precio que cuesta aquello que facilita la vida o conecta en red.

Esas son algunas de las conclusiones del segundo «Estudio sobre Brecha Digital y Discapacidad» realizado por la Cátedra de Brecha Digital y Diversidad Funcional (DicaTIC), promovida por la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital de la Generalitat Valenciana, que se presentó ayer de la mano del director de la Cátedra DicaTIC, Manuel MartÍnez Torán, y de la investigadora de la misma, Chele Esteve.

La investigación del estudio se desarrolló entre marzo y julio de 2021, y contó con el apoyo y colaboración de la mayoría de las organizaciones que trabajan con colectivos con discapacidad en la Comunitat Valenciana y con la implicación de más de 430 personas con distintos tipos de discapacidad.

Con un diseño inclusivo

El estudio de la Politécnica revela que las personas con discapacidad reclaman una mejora de la accesibilidad a las nuevas tecnologÍas, aplicaciones e Internet, y demandan que sean «realmente inclusivas». Es decir, «no se trata de que se desarrollen tecnologías especializadas en dar solución a los problemas de acceso o uso de cada colectivo, sino de que estén diseñadas y adaptadas desde un principio para que puedan ser utilizadas por todas las personas, con y sin discapacidad».

La presentación se dividió en cuatro sesiones en los que expertos abordaron las nuevas tecnologías, el big data, la robótica, la investigación y la realidad comercial «como un reto a abordar por parte de las asociaciones más allá de las políticas institucionales».

También profundizaron sobre la legislación europea y española, los principios de diseño universal y la obligación «de velar para que las tecnologías no generen exclusiones». También abordó dos «brechas» que combatir: la edad y la falta de formación. La consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual, subrayó que «la digitalización tiene que llegar a toda la sociedad».

Compartir el artículo

stats