Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia deja 338.000 valencianos más sin acceso a productos básicos

La valenciana es la segunda autonomía con la tasa más alta de pobreza severa

Colas a la entrada de un supermercado Arturo Iranzo

El riesgo de pobreza afectaba justo antes de la pandemia de covid-19 al 29,3 % de la población valenciana, según un estudio que publicó ayer la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN, por sus siglas en inglés). Es un aumento de 2,3 puntos respecto al año anterior. Son, en total, 1.474.995 que estaban en riesgo de pobreza, exclusión social o ambas situaciones.

De acuerdo con los propios autores del estudio, estos datos no reflejan todavía de manera total el impacto de la covid porque para el indicador general por el que se calcula la pobreza se recogen «elementos de la renta de 2019».

La cifra global de personas en riesgo de pobreza y riesgo de exclusión social suele ser el dato más relevante del estudio anual de EAPN, pero en esta ocasión hay que bucear un poco más para ver cómo ha afectado la pandemia a los hogares más vulnerables.

En concreto, al único de los tres elementos que acaba componiendo ese 29,3 % para el que se emplean datos que corresponden a una época posterior al inicio de la pandemia. De esa manera, es el indicador de Privación Material Severa donde ya se constata el impacto del virus en las economías familiares.

Cuatro indicadores

El indicador se refiere a quienes no pueden afrontar, al menos, cuatro de los siguientes gastos: vacaciones una semana al año, comer carne o pescado dos veces a la semana, vivienda con temperatura adecuada, gastos imprevistos, gastos en vivienda, automóvil y ordenador.

Y el golpe es «muy fuerte». Y es que la Privación Material Severa escala del 4,8 % en 2019 al 11,5 % en 2020. Se trata de un incremento del 140 % en tan solo un año al pasar de 239.011 personas de 2019 a las 577.874 del pasado año, un aumento de 338.000. Esa es la cantidad de gente que tiene dificultad para consumir ciertos productos básicos.

La Comunitat Valenciana presenta cifras más elevadas que el resto de España en todos los servicios o productos de consumo básico. En algunos aspectos, como el de comer proteínas cada dos días, se encuentra un 33 % por encima de la media del país. En concreto, en 2019 solo un 2,6 % de la población declaró tener dificultades para comer carne o pescado esa cantidad de veces. En 2020 fue el 7,2 %. Por otro lado, la autonomía valenciana es la segunda que más pobreza severa tiene, solo superada por Canarias. La pobreza severa, que se da cuando en un hogar hay un 40 % de los ingresos de la media, ha subido tres puntos, hasta el 28,5 %. Hay 155.000 personas nuevas en pobreza severa; y 674.000 en total.

En EAPN recalcaron que habrá que esperar al próximo estudio para calcular de manera definitiva cuál es el efecto total de la pandemia en el aumento de la pobreza. La presidenta de EAPN CV, Lola Fernández, debería haber más ayudas públicas y de mayor cantidad.

«Debe servir para dignificar la vida de las personas y ser complementarias a las rentas de trabajo», apuntó Fernández, quien destacó la importancia de que haya menos «burocracia» para acceder a apoyos.

El responsable de Save The Children en la Comunitat Valenciana, Rodrigo Hernández, subraya que «lamentablemente el año que viene las noticias serán peores» y pone el foco en los menores, el colectivo más vulnerable ante la pobreza.

Según su organización, el 34,8 % de los niños valencianos está en riesgo de pobreza. «La pobreza se tiende a ocultar», asegura Hernández. «Si fuera una carrera, hay niños que están por detrás de la línea de salida respecto a los demás y no van a llegar donde quieran, sino donde puedan», ejemplifica.

Compartir el artículo

stats