Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad asumirá un total de 122 empleados por la reversión de las resonancias

Sanidad adelanta el cambio al 15 de diciembre

Un total de 122 trabajadores de la unión temporal de empresas (UTE) Erescanner Salud, que gestiona las resonancias en 16 hospitales públicos, pasarán a depender de la Conselleria de Sanidad una vez se revierta el servicio a manos públicas el próximo 15 de diciembre. La primera fecha barajada fue el 22 de diciembre, como informó este diario, pero finalmente se adelantará una semana.

La administración ya tiene el visto bueno de los sindicatos al decreto de reversión —que ahora tendrá que ser refrendado por el pleno del Consell— y que incluye el listado definitivo de personas que han aceptado seguir en su puesto de trabajo pese al cambio de gestora. En total serán 122 personas que, sin embargo, no son todas las que ahora mismo operan en estos servicios privatizados ya que hay trabajadores de la UTE —en su mayoría médicos— que han decidido no seguir en su puesto. Como ya pasó en Alzira y pasará este fin de semana en el departamento de salud de Torrevieja, los empleados de la UTE que pasen a depender de Sanidad lo harán como personal laboral a extinguir ocupando plazas de personal estatutario hasta su jubilación o cese pero sin serlo. Además, las bajas, vacaciones o excedencias se cubrirán a través de la bolsa de trabajo de la conselleria.

Ochenta millones

La Conselleria de Sanidad ha reactivado la reversión y pretende cerrarla antes de finales de año para no perder los cerca de 80 millones de inversión para tecnología sanitaria que corresponden gracias al plan Inveat y que ayudarán a actualizar los equipos que se heredan de la privada. Cabe recordar que el contrato con la unión de empresas acabó hace ahora tres años, pero varios retrasos por parte de la administración y la llegada de la pandemia han hecho que esta reversión, programada para finales del año 2018, se vaya a completar ahora a mediados del próximo mes de diciembre.

Esta será la segunda reversión de un servicio privatizado que haga la administración tras la de este sábado del departamento de salud de Torrevieja y la cuarta desde la llegada del Botànic al poder tras la del área de salud de la Ribera y la recuperación del servicio de diagnóstico por imagen del Hospital General de València.

Compartir el artículo

stats