El Congreso Federal del PSOE llega a sus horas decisivas este sábado por la tarde. Las diferentes comisiones que componen el millar de delegados socialistas tienen que reunirse para debatir cómo quedará la ponencia del partido, la hoja de ruta programática que señala la línea política del partido.

Así, la financiación autonómica, la abolición de la prostitución o la relación con la Corona se vislumbran como los grandes puntos de discusión para acordar un texto común que consensue posiciones. Sin embargo, antes de que se inicien los trabajos conceptuales e incluso los que desemboquen en la elección de la ejecutiva del partido, el punto de acuerdo ha estado en los exteriores del pabellón supletorio de Feria València.

Dos paellas gigantes han sido las protagonistas a la hora de la comida, dos recipientes de grandes dimensiones que tenían como objetivo alimentar a casi 3.000 personas, aunque han contado con la ayuda de varios food trucks, camiones de comida con pizza, hamburguesas o creps.

Hablar de paella siempre resulta polémico en València, donde se está celebrando el Congreso Federal, y quizás para evitar grandes discusiones no se le ha puesto el apelativo de valenciana sino que se ha optado por hacerla de mariscos. El arroz, no obstante, ha tenido muy buena acogida entre los delegados e invitados y entre muchos comensales había la broma de qué hubiera pasado si ese plato se hubiera hecho en otro lugar de España.

La cocina de dos grandes paellas para alimentar a miles de personas también suponen un regreso a actividades que parecían olvidadas por culpa de la pandemia. El regreso del arroz multitudinario es también un punto más dentro del "reencuentro" que defienden con su cónclave los socialistas.