Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez llama a defender las conquistas sociales frente al neoliberalismo fracasado

El presidente del Gobierno destaca la unidad del partido y reivindica la socialdemocracia pero no hace mención alguna a la agenda valenciana

198

Las imágenes del 40º Congreso Federal del PSOE que se celebra en València J.M. López / G. Caballero

El congreso de unidad socialista que repara las heridas del pasado y cierra filas en el PSOE ha quedado clausurado esta mañana en Feria València con la intervención del reelegido secretario general, Pedro Sánchez, que encara su segundo mandato. El PSOE pasa página a la ruptura de hace cuatro años y se activa para retener el poder en el próximo ciclo electoral ante una derecha crecida en las encuestas, una nueva etapa que partido y Gobierno van a afrontar de la mano.

Sánchez ha llamado a defender las conquistas sociales y a comprender el nuevo momento político que se abre y en el que se hace necesario fortalecer la socialdemocracia, idea que ha repetido en numerosas ocasiones. En un discurso de una hora, en clave nacional, Pedro Sánchez no ha hecho mención alguna a la agenda valenciana.

Ha asegurado que la gran lección que deja la pandemia es que el único camino posible es el refuerzo de la socialdemocracia y el fortalecimiento del sistema público, principios políticos que vuelven a coger fuerza de nuevo en Europa frente al neoliberalismo y el fundamentalismo del mercado, que proyectaron una injusta salida de la crisis de 2008 y que se han demostrado fracasados.

El presidente del Gobierno ha sacado pecho por las conquistas sociales y la ampliación de derechos y por la incipiente recuperación después de dejar atrás la pandemia con los mejores registros de vacunación del mundo. Y ha dicho que los socialistas españoles mantienen hoy los mismos valores de igualdad y de libertad que hace un siglo, mientras la derecha ha cambiado muchas veces de identidad.

"Frente a la socialdemocracia no hay ninguna idea poderosa y solo se recurre a la descalificación y el insulto, lo mismo que recibieron González o Zapatero cuando gobernaron". "La derecha siempre nos ha acusado de querer romper España pero si hay algún partido que de verdad ama a España ese es el PSOE, el único partido con fuerte implantación en todos los territorios porque respetamos su diversidad", ha recalcado.

En ese punto ha llamado a reforzar la democracia contra sus enemigos, la ultraderecha o el trumpismo, que contaminan a la derecha tradicional, que está desorientada y acomplejada. "Nosotros seguiremos aquí cuando ellos hayan cambiado siete veces de nombre". "El patritorismo se expresa más en la declaración de la renta que en los insultos el 12-O", ha dicho mientras reclamaba en España "inmunidad de grupo" contra el odio.

Sánchez solo ha hecho referencia a Cataluña para decir que se abre camino el diálogo y la concordia, pero ha pasado página de la crisis territorial que durante años ha centrado los discursos. Ha anunciado que se pondrá fin a la ley mordaza y la reforma laboral y ha llamado fortalecer Europa. También se ha comprometido a abolir la prostitución que esclaviza las mujeres, como figura en las resoluciones que salen del congreso del PSOE.

Sánchez ha llegado al escenario como una estrella de rock en un acto pensado para proyectar una imagen de llenazo ante las cámaras frente a la de ayer, que tenía como objetivo reforzar la imagen de unidad con todos los exsecretarios generales del partido en el escenario y Pérez Rubalcaba, ya fallecido, en la pantalla.

No tiene la mística de la plaza de toros de València, que el PP llenó hace 15 días, pero al PSOE logra una foto potente de simpatizantes en el mitin de clausura, unas diez mil personas según el partido, cifra similar a la exhibida por los populares en el centro de València.

Compartir el artículo

stats