Desde el inicio del programa de prevención de cáncer de mama de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública en 1992 hasta diciembre de 2020, se han realizado más de 4,7 millones de estudios mamográficos y se han detectado cerca de 19.600 cánceres, la mayoría en estadios precoces.

Es el tumor con la supervivencia más alta en mujeres, ya que se extirpa en un 86 % a los cinco años del diagnóstico y , la mortalidad por esta causa ha descendido un 28 % en la Comunitat Valenciana desde la implantación del programa.

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, ha destacado que "seguimos insistiendo en la importancia de participar en el cribado de cáncer de mama porque es fundamental para la detección precoz y para mejorar la calidad de vida de las pacientes en caso de requerir un tratamiento".

La importancia de la detección precoz

El Programa de Prevención del Cáncer de Mama (PPCM) tiene como objetivo principal la reducción de la mortalidad por este cáncer a través de la detección precoz de lesiones que aún no han manifestado síntomas y por tanto, susceptibles de tratamientos más conservadores, con menos efectos secundarios y acompañados de un mayor aumento de la supervivencia de las mujeres que las padecen.

En cuanto a la participación de la población diana (mujeres de 45 a 69 años) es superior al 71 % y la tasa de adhesión al programa (o mujeres que acuden con regularidad) es cercana al 90%.

Por su parte, la tasa de detección se ha ido incrementando a lo largo del tiempo, en parte por la mejora del proceso diagnóstico, la precocidad diagnóstica (valorada a través de porcentaje de casos diagnosticados en estadio 0 y I, que se sitúa alrededor del 65%) y la evolución del tratamiento conservador (cercano al 90% de los cánceres diagnosticados).