La Conselleria de Innovación ha publicado las bases de la futura convocatoria de 2021-22 de las conocidas como “becas salario” que el Consell puso en marcha en 2016 y que suponen una ayuda mensual a aquellos estudiantes con recursos económicos muy limitados. Para este curso, la convocatoria contará con varias novedades, que atienden una recomendación del Síndic de Greuges, así como una sentencia del Tribunal Constitucional, que obliga a que también puedan solicitar la beca los estudiantes de las universidades privadas, lo que inicialmente la Generalitat había vetado.

En primer lugar, entre los requisitos para poder ser una de las personas beneficiarias se levanta la obligatoriedad de haber recibido la ayuda el primer curso de la carrera para seguir obteniéndola el resto de años.

Como publicó este periódico, este era un punto que reducía los posibles beneficiarios que, o bien el primer curso no la habían recibido (porque su situación económica era diferente) o no la habían pedido, por ejemplo, por desconocimiento.

Ante esto y tras recibir una queja, el Síndic de Greuges pidió que también se abriera a los estudiantes «que ya se encuentren integrados en el sistema público universitario valenciano y reúnan los requisitos académicos y de umbrales económicos de renta establecidos o que se establezcan en un futuro».

Ahora, la conselleria, como ya dijo que haría, ha seguido su recomendación y, en la convocatoria publicada hoy, apunta que, además de aquellos que inicien sus estudios en 1º de grado, podrán solicitar la beca “el estudiantado de segundo y posteriores cursos”, así como “el que cumpla másteres habilitantes y que cumpla los requisitos establecidos”. En este último caso, se trata de posgrados que habilitan para el ejercicio de ciertas profesiones reguladas, por ejemplo, relacionadas con la Psicología o el Derecho.

Abierta a las universidades privadas

Por otro lado, otra de las novedades de las bases es que el alumnado de las universidades privadas ya no está ‘vetado’ y también pueden solicitar la ayuda mensual. En concreto, el texto de 2021-22 habla del requisito de estudiar “en alguna de las Universidades del Sistema Universitario Valenciano” en general.

El Consell adopta este cambio tras la sentencia del Tribunal Constitucional, que dio la razón a un recurso de la Universidad Católica de Valencia (UCV) y dictó que los estudiantes de las instituciones privadas también tenían derecho a recibir la ayuda.

Cuando se hizo pública la resolución, José Manuel Pagán, rector de la UCV, afirmó que iba a suponer «un antes y un después». «La sentencia es una buena noticia para nuestra universidad, el sistema universitario valenciano y todas las universidades de España; es un motivo de alegría para nuestros alumnos, que serán los beneficiarios junto a sus familias», consideró Pagán en diciembre de 2020.

Las becas salario van ligadas a la renta familiar y pueden ser complementarias a la ayuda convencional del Ministerio de Universidades. Suponen un importe máximo de 6.000 euros al año, 600 euros al mes durante el curso y se superan las materias, según marcan los requisitos. Como detalla la Conselleria de Innovación, esta convocatoria esta prevista que se abra a finales de noviembre y contará con un presupuesto total de 16,5 millones de euros.

Para el estudiantado de primer curso de grado se reservará un 25 % del presupuesto global máximo establecido en la correspondiente convocatoria; para el estudiantado de segundo y superiores cursos de Grado un 70 % y para el estudiantado de Másteres Habilitantes un 5 %.

A la hora de la concesión, se tendrá en cuenta la nota media del curso anterior (más de un 5), así como la renta familiar.

El alumnado de primer curso deberá superar estos requisitos académicos para poder recibir la ayuda:

Requisitos 1º curso.

Requisitos 1º curso.

Y los estudiantes del resto de cursos:

Umbrales a partir de 2º curso.

Umbrales a partir de 2º curso.

(Información en elaboración)