Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última excusa para postergar la financiación: el virus distorsiona los cálculos

El presidente extremeño y responsable de Política Autonómica del PSOE alega que los presupuestos están «dopados» por la pandemia

Pedro Sánchez, Lastra, Fernández Vara y Puig, el viernes pasado en València. | E. PRESS/R. SOLSONA

Nunca parece ser buen momento para abordar, en serio y con voluntad de llegar hasta el final, la reforma de la financiación autonómica. En 2014, cuando caducó el modelo en vigor, el argumento era la crisis financiera, que era la prioridad. Luego vino la inestabilidad parlamentaria, que es una tesis que funciona hasta hoy, al obligar a acuerdos de varios grupos. La necesidad de poner todo el foco de atención en la crisis sanitaria por la pandemia ha sido otro de los razonamientos a partir de 2020. Ahora, lo último para postergar la nueva financiación, es que el virus alteraría las cifras de base para calcular lo que corresponde justamente a cada territorio. Mejor esperar, por tanto. Al final, parece que siempre hay una razón para que prevalezca lo que decía el escribiente Bartleby: «Preferiría no hacerlo».

La última razón para esperar la dio ayer el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien dijo en Mérida que las circunstancias de la negociación del nuevo modelo de financiación «tampoco acompañan», porque la pandemia «distorsiona» la base para su cálculo. Fernández Vara es desde el congreso federal del PSOE del fin de semana pasado en València el secretario de Política Autonómica del partido que gobierna.

El barón precisó que las reglas de gasto están suspendidas y los presupuestos, estatales y autonómicos, están «dopados» con los fondos europeos, por lo que se «distorsiona el coste efectivo real, que es la base para calcular la financiación autonómica», según recogió Europa Press.

Así que el momento de iniciar esta negociación «no es perfecto», señaló. Su propuesta, agregó, es que se intente empezar a hablar sobre «aspectos de la financiación y no sobre el global». O sea, sobre qué se entiende por población protegida, población ajustada, servicios públicos fundamentales... Fernández Vara insistió, como hizo el fin de semana, en una «estrategia de acuerdos» y no de bandos. Aunque, al final, «alguien debe pensar en el interés general» del país, deslizó.

Extremadura defiende unos postulados distintos a la C. Valenciana. Iba a participar por ello en la cumbre de Galicia del 2 de noviembre de ocho presidentes, pero ha pedido retrasarla hasta intentar un diálogo entre dirigentes socialistas. Tiene prevista una reunión así con el president Ximo Puig. Sin fecha, de momento.

Compartir el artículo

stats