Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell estudia ahora una reforma fiscal tras la ofensiva de Mazón

Hacienda airea un informe de expertos en el que se plantea rebajas en el IRPF y nuevos impuestos verdes, incluida la tasa del azúcar

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ayer en las Corts. i.caballer Carlos Alós. València

En plena elaboración de los presupuestos de la Generalitat, el Consell del Botànic aireó ayer una informe de personas expertos que bajo el título Sobre el ejercicio de la Autonomía Financiera de la Comunitat Valenciana mediante el desarrollo de su propio sistema tributario e impuestos cedidos, plantea una reforma fiscal para aliviar la carga fiscal de las rentas medias y bajas así como ampliación de bonificaciones en varios impuestos cedidos, entre ellos, el de donaciones y sucesiones. La propuesta elaborada por la Comisión para la Reforma Tributaria nombrada por el Consell en julio de 2020 plantea también profundizar en los impuestos verdes, aunque no habla de la tasa turística. 

El estudio del que ha dado cuenta el conseller de Hacienda, Vicent Soler, en el pleno del Consell coincide en el tiempo con la reforma fiscal que hace unas semanas presentó el presidente del PPCV, Carlos Mazón, que propone una bajada radical de impuestos (también a las rentas altas) con la que el nuevo líder del PP intenta marcar la agenda y emular la estrategia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. 

La propuesta elaborada por los expertos incorpora algunos guiños en la línea de bajada de impuestos (afectará al IRPF, a transmisiones patrimoniales y ) aunque plantea también la subida de la presión fiscal a las rentas más altas. 

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, ha subrayado que este dictamen busca aliviar la carga fiscal a las personas más vulnerables y que no cabe hablar en términos de subida de impuestos: "No es de recibo que la gente asalariada, hacen más esfuerzos al bien común que aquellos que tienen fortunas”, ha indicado la portavoz. Oltra ha añadido que este informe debe estudiarse bien y a partir de ahí se tomarán decisiones. "Servirá de base para futuras reformas tributarias", ha añadido. Oltra ha insistido en que este dictamen no es un proyecto de ley y que hay cuestiones que todavía tienen que estudiarse, aunque la fiscalidad verde está bastante avanzada.

El dictamen de los expertos, según informó la Generalitat, se divide en tres partes diferenciadas entre las que destacan las medidas que puede impulsar la propia Generalitat Valenciana, propuestas a desarrollar por parte del Gobierno de España en relación a la regulación de los tributos cedidos, así como un conjunto de actuaciones vinculadas a tributos propios “extrafiscales” para garantizar la suficiencia financiera de la Generalitat.

Respecto a los nuevos impuestos medioambientales, piden a las Administraciones Públicas "mayor compromiso con la lucha contra el cambio climático, cooperando con el Fondo para la Transición Ecológica que permita financiar las políticas de transición con impuestos, por ejemplo, sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica, o sobre la emisión de gases de efecto invernadero por actividades y grandes establecimientos comerciales, entre otros. 

En cuanto a la imposición sobre viviendas vacías o desocupadas, establece que podrían haber sido las Entidades Locales las que incorporaran en base a sus competencias recargos sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles, a pesar de que dicho impuesto ya está establecido en la Comunitat y, finalmente, abre la posibilidad de establecer un posible impuesto valenciano sobre bebidas con azúcares añadidos que viniese acompañado de otras políticas de salud pública para reducir la obesidad.

Compartir el artículo

stats