En Todos los Santos la castaña es el mejor bocado ¡Qué rico huele! La esencia de las castañas comienza a invadir las calles de las ciudades en sus pequeños puestos. Se acerca noviembre y con ello la época más importante de este fruto. Nuestra castaña, la europea (Castanea sativa) se cultiva en zonas con climas templados. En España es muy común encontrarlo sobre todo en la parte norte de la Península, desde Galicia a Cataluña, aunque si las condiciones climáticas son beneficiosas, también las podemos encontrar repartidas en otros puntos.

Hay muchos dichos que hablan la castaña y nos dan una idea tanto de las condiciones climáticas que necesita para su cultivo como de la época del año en la que debemos

comerla. Por ejemplo, ya lo dice este famoso refrán: 'Las castañas quieren en agosto arder y en septiembre beber'. El cultivo del castaño se puede realizar durante todo el año,

se adapta bien al clima aunque favorablemente se adapta mejor con condiciones húmedas, es por ello por lo que la precipitación juega un gran papel dentro de este tipo de árboles.

El castaño necesita ambientes fríos y húmedos, sin llegar a encharcar, para su óptimo desarrollo vegetativo. Lo podemos encontrar en territorios próximos al nivel del mar, aunque su localización se expande sobretodo en zonas donde la altitud está por encima de los 600-700 metros. Desde la Serra do Courel en Galicia hasta el Montseny en Barcelona, pasando por la Sierra de Espadán en Castellón y acabando en la Serranía de Ronda en Málaga.

Aunque parecía que la cosecha de la castaña de este año no iba a ser la mejor de todas, por culpa de la propagación de la avispa del castaño, se espera que sea mejor que en años anteriores. Las condiciones meteorológicas de estos últimos dos meses cumplieron más o menos con las citadas en el famoso refrán. Por ello, muchos rincones de pueblos y ciudades comienzan a oler a este rico fruto.