Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig admite dificultades para cuadrar el presupuesto pero garantiza el mayor gasto social de la historia

Superará los 16.000 millones en las cuentas de educación, sanidad, empleo y política social

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en las Corts

La cuadratura del presupuesto de la Generalitat para 2022 pasa por dificultades. Lo ha admitido esta mañana el propio jefe del Consell, Ximo Puig, que ha hecho mención en la sesión de control a la negociación que las tres formaciones del Botànic mantienen cuando prácticamente se llega al tiempo de descuento para aprobar las cuentas del próximo año.

Puig ha señalado que hay cierta dificultad para cuadrar el balance de los gastos y los ingresos porque las cuentas son un proyecto complejo, ha dicho. Pero ha avanzado que serán los más sociales de la historia al superar los 16.000 millones en política social, es decir las relacionadas con educación, sanidad, bienestar y empleo. El año pasado se alcanzaron los 15.931, cinco mil más que el último presupuesto del PP. Serán también los mayores de la historia, ha dicho Puig, lo que da a entender que se aprobarán antes de que acabe el día 30 de octubre, aunque el Consell ya tiene sobre la mesa la posibilidad de hacerlo el domingo y no el viernes, último día del mes para no vulnerar la ley de Hacienda.

En la sesión de control, la síndica del PP, María José Catalá, ha señalado que en la Comunitat Valenciana existe una emergencia social, económica y de falta de infraestructuras porque la agenda valenciana no avanza y ha pedido un pacto valenciano de enmiendas al presupuesto del Estado como el que se ha cerrado en el Ayuntamiento de València.

Catalá ha exigido a Puig que responda sobre la ampliación del puerto que formaciones como Compromís, Unidas Podemos o ERC desde el Congreso quieren paralizar. Ha asegurado que la Generalitat Valenciana la preside Pere Aragonés y ha hablado de imposición lingüística a docentes y de líneas de ayudas a entidades catalanistas. "No sirven ni para cuidarle los burros al separatismo catalán", ha soltado el diputado Miguel Barrachina.

Puig ha hablado de reactivación, de que los indicadores económicos y sociales son todos mejores que en 2015 y que mientras en la Comunidad de Madrid la esperanza de vida cae dos años, en la Comunitat Valenciana, aumenta, al contrario que la tasa de abandono escolar que cae del 25% de los tiempos del PP al 15% actual.

En ausencia de la vicepresidenta, Mónica Oltra, en Madrid reunida en el comité interdepartamental de servicios sociales, ha sido el vicepresidente segundo, Héctor Illueca el que ha intervenido para dar réplica a la oposición en dos preguntas mientras Compromís ha dado un respiro al jefe del Consell con un discurso que ponía el foco en los casos de corrupción y la herencia recibida del PP.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, se ha posicionado de nuevo contra la ampliación del Puerto, ha defendido la tasa turística y ha exigido que se cumpla el pacto del Botànic. Ha asegurado que el tiempo de la retórica ha terminado.

Ruth Merino (Cs) ha reclamado la colaboración público-privada en las políticas del Consell y se ha centrado en las cifras sanitarias y ha exhibido datos como que en el departamento de Alzira ha duplicado los casos de lista de espera. La reversión empeora la calidad y faltan profesionales de salud mental, ha lamentado Merino.

Compartir el artículo

stats