Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los detenidos por el crimen de Elx asaltaron a su víctima para robarle

La Policía apresa a un tercer implicado, un amigo al que pidieron refugio a cambio de droga tras confesarle el crimen

La investigación de la Policía Nacional sobre la muerte a puñaladas de un hombre de 54 años durante una presunta riña entre compañeros de piso en Elx ha revelado que los hechos no ocurrieron como relataron el hombre y la mujer que se entregaron en la comisaría el pasado miércoles, tal como adelantó Levante-EMV en exclusiva en su edición digital, sino que los detenidos en realidad le robaron para comprar droga.

La Policía ha puesto en duda la versión ofrecida por la pareja a los investigadores de Elx de que el hombre actuó en legítima defensa y ha recabado pruebas que desmontan su relato. De hecho, en la tarde del miércoles fue detenido un tercer presunto implicado en los hechos, bajo la acusación de encubrimiento, ya que habría acogido a los presuntos homicidas en su domicilio a cambio de droga.

Los dos compañeros de piso permanecían ayer detenidos en la Comisaría de Elx y hoy está previsto que pasen a disposición judicial como presuntos autores de sendos delitos de homicidio y robo con violencia.

Los objetos de la víctima

La Policía Nacional llevó a cabo un registro domiciliario en la vivienda del tercer detenido y allí encontraron ropa y otras pruebas relacionadas con el crimen, que incluso habrían llegado a confesarle, por lo que los agentes de la UDEV de Elx lo han arrestado como presunto encubridor no haberlos denunciado en cuanto le confesaron el homicidio y darles, además, refugio en su casa.

La hipótesis que se baraja es que la pareja, que vivía con su víctima, le robaron y mataron para robarle algunos efectos que cambiaron por droga. Luego, se marcharon al domicilio de un conocido y le pidieron que les dejara quedarse, porque acababan de matar a su compañero de piso, y a cambio le ofrecieron cierta cantidad de droga. Solo al día siguiente por la tarde decidieron acudir a entregarse a la Policía, tras supuestamente ‘fabricar’ una versión idéntica de lo sucedido.

Sin embargo, los investigadores desconfiaron desde el principio, entre otras cosas, porque la víctima llevaba entre 24 y 48 muerta cuando ellos se entregaron.

Compartir el artículo

stats