Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra asegura que aún no hay pacto y resta importancia a que se incumpla el plazo para aprobar las cuentas

Insinúa que tampoco estarán el domingo y achaca el retraso a la complejidad de encajar los fondos europeos

Oltra comparece en la rueda de prensa tras el pleno del Consell

"Los presupuestos no están todavía y cuando estén se aprobarán". En estos términos se ha pronunciado la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, sobre la cuentas públicas de la Generalitat que hoy no se han aprobado por el pleno del Consell, las primeras de la era botánica que se retrasan y que podrían acabar en prórroga si el documento no está listo para ser aprobado este domingo, 31 de octubre, fecha en la que todavía se estaría a tiempo de cumplir con el plazo legal que marca la ley de Hacienda y el Estatut d’Autonomia.

Oltra ha restado importancia a este incumplimiento al indicar que los plazos no son importantes y ha insistido que lo fundamental es el qué y no el cuando. En este sentido, aunque ha asegurado que no descarta nada (incluido que pueda estar el domingo), ha manifestado que no le ve posible porque el día tiene 24 horas y ha admito que los números no están listos. "Sin los números reales, es complicado encajar el acuerdo político que debe estar basado en los números; aún estamos en la fase de lo que se tiene", ha añadido.

 Oltra ha puesto como ejemplo lo ocurrido el año pasado en el que toda su sección "estaba del revés" en alusión a su presupuesto de Igualdad que tuvo que rectificarse vía correción de errores: “Lo contemplo todo y no descato nada” , ha insistido. “Nos gusta que el domingo pueda descansar”, ha apostillado, si bien ha matizado que esta máxima no vale para los servidores públicos. “Tengo poca fe”, ha llegado a añadir en alusión a que se celebre el domingo.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras la rueda de prensa del Consell, se ha mostrado convencida de que serán aprobados antes de que acabe el mes de diciembre y no será necesario una prórroga. “Está trabajando sin pausa la comisión, porque son unos presupuestos fundamentales y muy complejos en un escenario postpandémico”.

De hecho, ha atribuido la dilación en el acuerdo a la complejidad de cuadrar las cuentas por la inclusión de los mecanismos de recuperación y resiliencia. Aunque ha asegurado que se avanza a buen ritmo, por su comparecencia ha quedado claro que se está bastante lejos ya que, por poner un ejemplo, ha indicado que los 300 millones que contempla los presupuestos generales del Estado para la Conselleria de Territorio, no estaban consignados. “Hasta que no tengamos la foto realista de los números es complicado cerrar un acuerdo”, ha indicado.

“Lo importante es el qué, no el cuando; son unas cuentas que deben dar una respuesta al peor periodo que hemos vivido, es obvio que lo importante es el contenido”, ha añadido. Durante toda su intervención ha restado importancia a los plazos y ha subrayado que “no es grave” que no se aprueben. “Estuvimos tres años con presupuestos de Montoro y no se va a hundir el mundo”, ha sentenciado. Incluso, al ser preguntada sobre qué ocurriría si se prorrogaran las cuentas, ha dicho: “No sería un cataclismo”.

La intervención de Oltra contrasta con lo que sostiene la otra parte de la negociación, según la cual el acuerdo político se habría alcanzado ayer tarde ya que Compromís habría aceptado finalmente a “ajustar” las partidas de gasto para adecuarlas a un cuadro de ingresos que no puede estirarse más.

Precisamente, este desajuste entre gastos e ingresos, que llegó a estar en cerca mil millones de euros, ha encallado la negociación y ha hecho saltar por los aires el acuerdo de una comisión que ha fracasado en su intento de evitar acuerdos in extremis y sin tensión.

Es más, por primera vez, las cuentas no se aprobarán cuando siempre se ha hecho, el último pleno del mes de octubre, y el consenso sobre el qué llega con dejando en el camino más jirones en la piel del Botànic. La Conselleria de Hacienda confía en que a lo largo del día las distintas conselleries (incluidas las del PSPV) envíen los nuevos presupuestos ya ajustados y señalan que su personal está dispuesto a trabajar 24 horas para cumplir el plazo legal. Ello significaría un pleno extraordinario el domingo, al que Compromís se resiste. Otra dijo desconocer la información del ajuste de mil millones, si bien sostuvo que los presupuestos serán expansivos.

Compartir el artículo

stats