Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes apuesta por el tramo litoral aunque afecta a 3 zonas protegidas

Algunas alternativas del estudio informativo atraviesan el paraje Romeu, la Marjal de Almenara y la desembocadura del Millars

El estudio de impacto ambiental de los estudios informativos del eje pasante norte-sur de la red arterial ferroviaria de València y de la nueva línea de alta velocidad València-Castelló valora como «mejores alternativas las que discurren en su mayor parte por el litoral, ya sea desde el origen de la actuación (alternativas 4, 5, 6 y 7)» y que diseñan el trazado desde Alboraia y pegado a la V21 o a las líneas ferroviarias ya existentes. O, incluso, la que plantea salir a la superficie entre Vinalesa y Foios, pero que «retoma el corredor litoral tras un tramo inicial por el interior».

Las consultoras de ingeniería Sener e Idom concluyen en el estudio de impacto que «los resultados del análisis multicriterio indican que la alternativa 5, que discurre íntegramente por el litoral, es la mejor valorada con un total de 83,74 puntos». Aunque matiza que «la escasa diferencia de puntuaciones entre la alternativa 5 y el resto de las alternativas que suponen, en algún caso, soluciones radicalmente diferentes, aconseja esperar a la finalización del proceso de información pública para determinar la alternativa óptima».

La «alternativa 5», la mejor valorada, es la que diseña el túnel pasante desde el centro de València hasta Alboraia, donde saldría en superficie pegada a las vías actuales del ferrocarril y continuaría por el este de Sagunt y de Almenara.

La segunda combinación de opciones que obtiene mejor valoración en la declaración de impacto ambiental es la que combina la salida desde València soterrada hasta Vinalesa y Foios, avanzaría por este corredor interior y volvería a la franja litoral una vez sorteado Puçol por el oeste para pasar junto a Sagunt por el este (ver el plano esquema incluido en el estudio informativo).

Diferentes clasificaciones

No obstante, cabe apuntar que esta clasificación de tramos que ofrece el estudio de impacto ambiental no coincide con el que ofrece el estudio informativo en el que, como ayer informó Levante-EMV, la opción mejor valorada era «la alternativa interior-litoral 2» que queda en segundo lugar en el análisis de impacto ambiental.

Sea cual sea el trayecto elegido, la polémica también está servida con la planificación de esta nueva infraestructura que, en algunas alternativas, atraviesa parajes naturales municipales o zonas húmedas protegidas.

Los espacios naturales más directamente afectados son el Paraje Natural Municipal Romeu en Sagunt afectado por dos de las opciones (la 1 y la 3) del tramo II de la futura línea de alta velocidad con afección directa ya que lo atravesaría en una longitud de 200 metros (Alternativa II.1) o 40 metros (Alternativa II.3). La marjal de Almenara también se ve afectada por dos de los tres posibles diseños previstos para el tramo II. La Alternativa II.2 atravesaría una longitud de 320 metros de este lugar de interés comunitario (LIC), ZEPA (zona de especial protección para las aves) y zona húmeda. Un impacto similar tendría la opción II.3 para la Marjal de Almenara.

Por último, el tramo IV de acceso a la ciudad de Castelló (para el que no se plantean alternativas y sólo existe un único tramo) afectaría a la desembocadura del río Millars, también zona húmeda, paisaje protegida y declarado LIC y ZEPA que debería salvaría con un viaducto.

Compartir el artículo

stats