Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UV recrea los debates en el Congreso por el voto femenino

El acto conmemorativo pone en valor las históricas sesiones en las que se levantó la imposibilidad de sufragio

Clara Campoamor, durante la recreación de ayer. | UV

Una lectura dramatizada del Diario de Sesiones del Congreso de Diputados de 1931 sirvió ayer como celebración en la Universitat de València del 90 aniversario del sufragio femenino. La lectura parateatral corrió a cargo por la asociación cultural Passió per Sagunt, que cuenta con una dilatada trayectoria de recopilación de hechos históricos relevantes, representados a través del teatro. Desde hacía días se habían agotado las entradas a una actividad que llenó el Paraninfo de la Universitat.

«¿Ha estado ausente del voto la mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida política del hombre, estáis -fijaos bien -afirmando su personalidad, afirmando la resistencia a acataros. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con vuestra repulsa reconocéis y declaráis, por lo que cerráis las puertas a la mujer en materia electoral?» Estas palabras de la diputada Clara Campoamor, sirvió de discurso de bienvenida de la rectora de la Universitat de València, Mª Vicenta Mestre.

«Gracias a mujeres como Clara Campoamor es como avanza el género humano» destacó la delegada del gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, quien afirmó que «el uno de octubre de 1931 se abrió la puerta para que las mujeres pudiéramos decidir. Se decidió más democracia, más igualdad, y más libertad».

Las sesiones del debate del sufragio femenino durante la II República son una vibrante sucesión de intervenciones sobre un campo político tensado, ante la expectativa del cambio de paradigma social y cultural que se avecinaba. Dos años después, en las Elecciones Generales de 1933, las mujeres pudieron ejercer el voto por primera vez.

Compartir el artículo

stats