Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vacunas de última hora para los rezagados en el Festival de les Arts

Decenas de personas se inoculan en la víspera de los conciertos durante las pruebas de sonido - La gran mayoría son extranjeros o personas que no tenían la pauta completa

15

Punto de vacunación en el Festival de les Arts

«He visto en el periódico que abrían un punto de vacunación aquí, así que he venido y he aprovechado para la dosis que me falta». Enrique Comes ni siquiera va a asistir al Festival de les Arts hoy, pero representa perfectamente el perfil de personas que acudieron ayer a inocularse al punto de vacunación instalado junto al Hemisfèric: personas rezagadas por uno u otro motivo y que aprovecharon para poder vacunarse. En realidad, la enorme mayoría de las personas consultadas ni siquiera pisarán uno de los conciertos. 

Las dos pequeñas carpas, que contaron con la presencia de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, en el momento de su apertura dieron servicio de 16 a 20 horas y lo hacen hoy en el mismo horario. Las primeras dosis empezaron a inyectarse mientras sonaban los acordes de las pruebas de sonido. Con vistas al escenario principal (justo al lado) en la cola para el pinchazo había perfiles muy distintos, pero todos coincidían en haber llegado tarde a su cita por ser de otro país, de otra comunidad, no estar convencidos, o simplemente no haber sacado tiempo para ello.

Para asistir al festival es necesario tener un certificado covid, para lo cual hace falta estar vacunado o haber pasado el virus hace menos de seis meses. También se podrá entrar con una PCR negativa en las últimas 72 horas o con un test de antígenos negativo. Para esta última vía, el propio festival instaló ayer un punto para realizar estos test, pero finalmente no tuvo ningún usuario, ya que el festival comienza hoy. «Hacemos la prueba, los resultados nos llegan en cinco u ocho minutos y si sale negativo emitimos un Pdf para que la persona tenga su entrada», explicaba un responsable de la organización. 

Muchos en la cola para la vacunación eran extranjeros recién llegados a España o de vacaciones en la Comunitat Valenciana. Es el caso de Nicole Salz, una joven argentina que aterrizó en la capital del Túria hace un mes. «Pedí la cita nada más llegar, ya la tengo programada pero he visto que había un punto aquí y me he venido porque así me la puedo poner antes». Y añade entre las razones para vacunarse: «En Argentina están poniendo Sputnik y Sinofarm, y no es que me parezcan peores, pero prefiero que me pongan Pfizer porque me permite viajar por más países», cuenta. 

«Los resultados nos llegan en cinco minutos y si sale negativo emitimos un Pdf para que el asistente pueda entrar»

decoration

También hubo varios casos de turistas alemanes con la primera dosis puesta, pero que decidieron completar la pauta aquí en España. Incluso algún ejemplo nacional, con la primera dosis inyectada en Madrid o Barcelona y la segunda en València. «Ahora vivo aquí, pero todavía no estoy empadronado y tenía la cita en Barcelona, y cuando he visto este punto he decidido venir para evitarme el viaje», cuenta Javier Mas. 

Mariana es una joven que ha decidido, a 4 de noviembre, que por fin iba a ponerse la segunda dosis. «Me tocaba en agosto, pero a mis amigas les cayó mal y enfermaron. A mí entonces me dio miedo y no me la puse, y cuando decidí que sí y llamé a mi centro de salud en octubre me dijeron que tenía que esperar a que saliera un grupo de gente como yo para inocularme. Hoy he visto que esto estaba abierto, así que me he animado para la segunda dosis», cuenta Mariana. 

«La necesito para viajar»

Otras, como Paula, (también una chica joven) accedieron a la vacuna de una forma más forzada. «También me daba miedo la segunda dosis, pero la necesito para viajar así que he venido a que me la pongan», explicaba Paula. 

Otro grupo de rezagados que se vacunaron ayer son los jóvenes que enfermaron de la covid justo cuando les tocaba la cita. Es el caso de Salvador Moragón. «Cogí el virus en agosto y me dijeron que me podía poner la vacuna para dentro de seis meses, después me volvieron a llamar diciéndome que ya se podía pero me tenían que buscar cita. Pero hoy he visto en la prensa que se abría un punto de vacunación y me he venido para la segunda dosis», explica. 

«Me ha venido genial. He aprovechado para ponerme la dosis que me tocaba»

decoration

Tan solo una de las personas entrevistadas asistirá hoy al festival, aunque se trata también de un caso similar al anterior. Álex pasó la enfermedad en agosto y estaba en proceso de conseguir una cita para vacunarse pronto. Pese a que por su condición de haber pasado el virus ya tiene certificado covid y la posibilidad de entrar en el festival, también se inyectó la segunda dosis. «Me ha venido genial, la verdad, ya que he venido aprovecho y tengo la vacuna que me tocaba», dice. 

Poco más de una hora después de abrir el punto de vacunación estaba vacío. Durante el resto de la tarde se sucedió un goteo de personas que llegaban solo para vacunarse, ajenas al festival. No hubo ningún incidente. «Ha sido todo muy rápido y sin ningún problema», valoraba Comes. 

Compartir el artículo

stats