Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El temor a un apagón en Europa dispara las ventas de hornillos y camping gas

La falta de suministros también afecta a estos productos

Apagón en Europa: ña ferretería Dols en València muestra varias bombonas vacías tras haber agotado todas sus existencias de hornillos y otros productos.

Las ferreterías valencianas han notado un repunte en las compras de aparatos que funcionan con gas. Hornillos, camping gas y placas de cocina portátiles, entre otros, se han vendido mucho más desde hace una semana. Algo que ha sorprendido a los comerciantes, ya que no se trata de productos masivos y tienen un carácter estacional, vinculado a las vacaciones para ir de camping o con auto caravana. El motivo: la amenaza de un hipotético apagón que podría sufrir Europa con una falta generalizada de energía, infraestructura y suministro. Así lo confirmaron ayer varios comercios a Levante-EMV.

La ministra de Defensa austriaca, Klaudia Tanner, advertía la semana pasada sobre el gran apagón que podría sufrir Europa y de los riesgos que supondría para la población. Una afirmación que ha llevado a muchos ciudadanos a comprar medios para cocinar y calentarse a gas por si esta situación finalmente se produjera de verdad.

José Dols, propietario de Ferretería Dols, explica a este periódico que esta semana «cualquier tipo de fuego con gas se ha agotado». «Hemos vendido lo mismo en una semana que en tres años», detalla, al tiempo que admite que vende «pocos hornillos y los que se llevan son para acampadas en verano, pero desde el martes no me queda ni uno». Preguntado por si el motivo cree que tiene que ver con este hipotético apagón, Dols lo tiene claro: «Sí, los clientes lo comentan, a la gente le ha entrado miedo».

Por su parte, la Ferretería El Globo, en el Cap i casal, también lo ha notado. «Ha sido exagerado lo de esta semana, hasta hacemos bromas entre nosotros», señalan. «Hemos tenido que pedir cuatro veces la cantidad de unidades que solicitamos normalmente», dicen. Además, desde este establecimiento añaden que la gente se lleva los hornillos «para cocinar o calentarse si se va la luz» y así lo hacen saber en el momento de la compra.

Gran demanda «pero puntual»

José Luis Beltrán, gerente de Coinfer, una cooperativa que agrupa a cerca de 200 establecimientos de ferretería, también considera que sí ha habido un repunte de demanda en reguladores para bombonas de butano, pastillas de encendido, estufas de keroseno y productos que funcionen a gas, aunque cree que «obedece a una hipótesis que no se va a prolongar en el tiempo y que solo es un aumento de ventas puntual». Dice Beltrán que este repunte de la demanda se enmarca en una coyuntura que tiene varios factores: «Menos fabricación, y menos importación, que es igual a más demanda y menos oferta». Su apuesta: hay repunte pero no será muy duradero.

Un probable gran apagón en Europa dispara las ventas de hornillos y camping gas. Pexels

Sin embargo, desde un prisma más amplio, Joaquín Cerveró, portavoz de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución en la Comunitat Valenciana, apuntó ayer, por contra, que en términos generales «no hay una demanda exagerada porque es un producto de venta residual» en las grandes superficies. «Sí que se vende alguna unidad más que habitualmente, pero no es una psicosis ni un efecto papel higiénico como ocurrió durante la pandemia», resumía el portavoz. Donde hay menos unidades esta demanda se nota más, vinieron a coincidir todas las personas consultadas por este periódico.

Compartir el artículo

stats