Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los análisis a los burros se hicieron muy tarde"

Los veterinarios advierten del avanzado estado de descomposición

«Los análisis a los burros se hicieron muy tarde»

Determinar de qué murieron las diez burritas víctimas del fallido proyecto de prevención de incendios en el Desert de les Palmes va a ser complicado. De hecho, los veterinarios avisan de que «los análisis se hicieron muy tarde». Será una consecuencia más de no notificar lo que estaba pasando y los fallecimientos. Así lo confirma fuentes profesionales consultadas próximas a la investigación abierta por Fiscalía.

El pasado 20 de octubre, un grupo de veterinarios, movilizado por la Conselleria de Agricultura apenas cinco días después de tener conocimiento de que algo anormal sucedía en el parque natural, examinó los animales supervivientes, cuando ya estaban en la parcela de su propietario en el Grau de Castelló,. También trataron de tomar muestras de los cadáveres, pese a tener «serias dudas» sobre la viabilidad de las mismas por el tiempo pasado.

Restos tóxicos eliminados

El estado de degradación en el que encontraron los cuerpos es el principal inconveniente desde el punto de vista analítico. La última muerte se habría producido varias semanas antes de la llegada de los veterinarios y los restos estaban en un estado muy avanzado de descomposición. En el caso de que hubieran fallecido por ingerir algún producto tóxico, es inviable identificarlo. Lo mismo podría pasar con los análisis practicados a los animales vivos, dado que el organismo, con el paso del tiempo, elimina los restos de toxicidad.

De estas afirmaciones se desprende una posibilidad que, hoy por hoy, no se debe descartar: que no se pueda llegar a ninguna conclusión científica sobre lo que pudo pasarles a los asnos. La clave, según las fuentes consultadas por este periódico, sería el tiempo. Más concretamente, que se haya dejado pasar «demasiado tiempo» desde que sucediera lo que fuera que afectó a los animales vivos y a los muertos.

Compartir el artículo

stats