Biólogos marinos han detectado aditivos químicos plásticos en sardinas, boquerones y merluzas del mar Mediterráneo, aunque sus niveles no suponen un riesgo para la salud humana.

Según el trabajo, liderado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua en colaboración con el Instituto de Ciencias del Mar y el Instituto Español de Oceanografía, la contaminación por plastificantes podría ser una de las causas del declive de las poblaciones de estas especies, junto con el cambio climático y la presión pesquera.

La investigación, que publica la revista «Environmental Pollution», ha estudiado la presencia en estos peces de ésteres organofosforados, una familia de compuestos químicos utilizados en la industria (para plásticos, textiles o muebles), que tienen efectos tóxicos sobre el sistema nervioso y endocrino, y pueden afectar al sistema reproductor o ser cancerígenos. El estudio incluye el análisis de 55 muestras correspondiente a sardinas, boquerones y merluzas pescados en zonas del Cabo de Creus, el Delta del Ebro, el Golfo de València y de Alicante.