Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV exhibe unidad con el abrazo de sus líderes históricos

Los socialistas empiezan su congreso con un encuentro público de Puig, Lerma, Pla y Alarte

Joan Ignasi Plà, Ximo Puig, Joan Lerma y Jorge Alarte

Hay días que es verdad que la imagen vale más que los discursos. Así ha empezado su 14 congreso el PSPV en Benidorm: en un ambiente de fiesta y con el abrazo emocionado de cuatro de los cinco secretarios generales que ha tenido desde la restauración de la democracia. La fotografía de Joan Lerma, Joan Ignasi Pla, Jorge Alarte y Ximo Puig unidos como una piña ha sido el mensaje. Un mensaje de unidad y cohesión interna, lejos de conflictos internos. Como recordaron algunos de ellos, es lo que pide un tiempo en el que los socialistas han recuperado no solo el gobierno, sino la hegemonía política en la Comunitat Valenciana, algo que parecía lejano en la travesía del desierto entre 1995 y 2015.

Faltó Joan Romero, el sucesor de Lerma, que no ha podido estar presencialmente, pero ha trabajado activamente en la ponencia de este congreso. La presentadora del acto, Zulima Pérez, ha situado así la ausencia, en un punto menor de trascendencia política.

Los congresos socialistas permiten el pasatiempo de las siete diferencias (o los parecidos). El clima de este, celebrado en un hotel vacacional, mirando por la ventana a una terraza con piscina y con música de pachanga sonando en cuanto se saca la cabeza de las salas del cónclave, tiene poco que ver con la tensión del último, hace cuatro años, en un momento de enfrentamiento interno entre familias.

En cambio, este tiene mucho del federal recientemente celebrado en València. Aquel abrazo de Pedro Sánchez con Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero (presente hoy también en Benidorm) se parece bastante al que Puig se ha dado hoy con sus antecesores en el cargo. Y, como entonces, el más veterano ha sido el más aplaudido y el que más emoción ha creado en la sala. Joan Lerma, antiguo jefe jerárquico de Puig en el Palau, ha hecho un canto de la socialdemocracia y ha terminado su intervención ((y el acto) con unas palabras emocionadas de agradecimiento a Puig por haberse “enfrentado directamente a la pandemia y haber ganado”. “Otros se escondieron”, ha dicho.

Los reconocimientos al líder actual y jefe del Consell han sido reiterados. Alarte, recuperado para el Gobierno valenciano por Puig hace un año, ha destacado la recuperación del orgullo de identidad, perdido durante los años de corrupción.

Por su parte, Pla ha señalado que a la sociedad no le gustan las discusiones de partido , por ello, ha puesto en valor la importancia de un congreso de una formación “unida, sólida y solvente”.

Compartir el artículo

stats