Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fedea propone un fondo de 750 millones a la C. Valenciana mientras se reforma la financiación

El estudio plantea avanzar en la plena responsabilidad fiscal e incentivar a las comunidades que suben impuestos

El conseller Vicent Soler

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) ha publicado hoy lunes un informe en el que plantea que mientras se avanza en la negociación de reforma del modelo de financiación autonómica, el Gobierno haga una aportación unilateral a las comunidades autónomas peor financiadas a través de fondos de nivelación. Este fondo de nivelación trataría de reducir las diferencias de financiación entre comunidades. Este fondo de cuantía "moderada" sería de 750 millones para la Comunitat Valenciana, lo que supondría aumentar en 152 euros la financiación por habitante. De esta manera, la Comunitat Valenciana no alcanzaría la media del conjunto de España, pero se acercaría al pasar del 93% actual al 97,8%.

Así se desprende del documento publicado por Fedea, elaborado por el profesor Ángel de la Fuente, en el que propone al Ejecutivo ir avanzando en trabajos preparatorios de carácter técnico para ir introduciendo en el sistema de financiación autonómica algunos retoques que podrían implementarse sin necesidad de un gran acuerdo general, "quizás mediante un pacto entre los dos mayores partidos".

En concreto, Ángel de la Fuente plantea avanzar en dos frentes, el primero de ellos, mejorando la equidad del reparto territorial a través de este fondo de nivelación. El segundo, según se recoge, sería ir sentando las bases para avanzar "hacia la plena responsabilidad fiscal" de las CCAA. Ángel de la fuente plantea que, mientras llega la reforma del sistema de financiación, se establezca un mecanismo que premie a las comunidades que aumentan la presión fiscal y penalice a las que opten por la bajada de impuestos: "Si el nuevo acuerdo de financiación incluye un aumento de los recursos totales el sistema, este debería llegar fundamentalmente por esta vía, a través de un aumento de la presión fiscal", explica De la Fuente. Así, propone que aquellas regiones que decidan incrementar la presión fiscal "se quedarán con todos los ingresos adicionales", mientras que aquellas que decidan rebajar los tipos soportarán íntegramente la correspondiente pérdida de ingresos sin compensación alguna a cargo del sistema en forma de mayores transferencias o menores aportaciones a la redistribución territorial".

Esto es, según explica, transitar hacia una situación "en la que el grueso del gasto de estas administraciones se financiaría a través de impuestos autonómicos claramente perceptibles como tales por los ciudadanos, sin renunciar a mecanismos potentes de nivelación".

Según el documento, sería necesaria una revisión del ssitema de retenciones y entregas a cuenta y de la normativa sobre tributos cedidos que, entre otras cosas, "regule con claridad las escalas de referencia para el cálculo de la recaudación normativa y establezca mecanismos explícitos para su revisión".

Y es que, De la Fuente considera que es "muy improbable" que la reforma del modelo de financiación autonómica en la que está trabajando Hacienda llegue al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año 2023.

Compartir el artículo

stats