El expresident de la Generalitat Francisco Camps ha denunciado este miércoles que hay una estrategia política detrás de la "persecución" contra su persona y ha asegurado: "La izquierda es consciente de que si soy desimputado dejará la presidencia de la Generalitat".

Camps ha hecho estas declaraciones a los periodistas después de que un juzgado de Valencia haya dictado el sobreseimiento provisional de la última causa de la Fórmula 1 en la que estaba imputado, ha asegurado sentirse "feliz" por la decisión judicial y ha recordado que ha sido absuelto -o las causas han sido archivadas- en nueve de las diez causas judiciales abiertas contra él.

El expresident y exlíder del PPCV ha anunciado además que presentará un recurso extraordinario ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por su investigación "ilegítima" y "persecución" en la Audiencia Nacional de la adjudicación a Orange Market de los expositores de la Comunitat Valenciana en Fitur, una de las piezas derivadas del caso Gürtel.

"Han sido más de doce años de persecución de la Fiscalía Anticorrupción y de Ximo Puig", actualmente president de la Generalitat, cuando "no ha habido nada concreto ni determinante en mis causas, no lo hay porque nunca ha existido", ha lamentado Camps.

Su vuelta a la política

Preguntado sobre si va a volver a la política activa, ha afirmado que él nunca la ha dejado y que seguirá militando con el PP hasta que se muera, al tiempo que le "encantaría" tener un cargo "con el potencial" que cree que tiene, y ha señalado que el PP en la Comunitat Valenciana y en Madrid y la sociedad "lo saben perfectamente".

Se trata, ha precisado, de una oferta "general, amplia y permanente" a la que el partido le ha respondido siempre "con mucho cariño", aunque ha reiterado que podría hacer "un gran papel como candidato y alcalde" en el Ayuntamiento de Valencia.

Camps se ha mostrado convencido de que la alcaldía de Valencia será en las próximas elecciones "del PP, seguramente en coalición con Vox", y ha afirmado que "cualquier candidato del PP es un buen candidato siempre" y él le apoyará "siempre".

El PP de Madrid

Sobre el conflicto interno por el control del Partido Popular en Madrid ha señalado que son "tensiones congresuales" que imagina "se solucionarán cuando haya un congreso regional".

Respecto a su opinión sobre los candidatos, ha señalado que él es "del Partido Popular, y hoy de Pablo Casado que es nuestro presidente", y si fuera madrileño "del Partido Popular de Pablo Casado y del PP de la presidenta Ayuso que lo está haciendo genial y ha tenido una reelección importante de corto tempo".

Preguntado también sobre las acusaciones de la exportavoz del grupo popular en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo al PP de filtrar información incriminatoria contra Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que "para filtraciones, las de la Moncloa con Ábalos", que a su juicio "ha sido expulsado al infierno" sin ninguna explicación de Pedro Sánchez.