La Generalitat y el Ministerio de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico trabajarán conjuntamente en la ejecución de las obras del Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones (PGRI) y en actuaciones de mejora de la resiliencia de edificios.

Así lo manifestaba ayer la directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer, tras la reunión celebrada en Orihuela, en la que participaron el director general del Agua, Manuel Aldeguer, el director del Plan Vega Renhace del Consell, Antonio Alonso y el comisionado del Plan Vega Renace, Jorge Olcina. También estuvieron presentes el subdirector general de Protección de las Aguas y Gestión de Riegos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Francisco Javier Sánchez; y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea.

En el transcurso de la reunión se abordó la línea de trabajo para la mejora de la resiliencia de edificios públicos de titularidad de la Generalitat en la Vega Baja, cuyo objetivo es aumentar la protección de los inmuebles más vulnerables frente a otra posible DANA como la de septiembre de 2019.

Recuperar cauces

Berenguer destacó la relación «fluida y positiva» entre ambas administraciones y avanzó que también se está colaborando en acciones de recuperación del cauce del río, limpieza y retirada de residuos sólidos de acequias y azarbes, así como en sistemas urbanos de drenaje sostenibles.

El Ministerio para la Transición Ecológica anunció que invertirá diez millones de euros en mejorar la protección de edificios frente a inundaciones, para lo cual el Plan Vega Renhace del Consell está elaborando un informe en el que identifica los más vulnerables y susceptibles de ser reforzados.