Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Botànic acuerda cambios legales para desatascar miles de licencias municipales

La falta de personal lleva a paralizar iniciativas y se prevé rebajar el tiempo de espera a la mitad

Varios ciudadanos en la puerta de acceso de un edificio administrativo en València. | M.A.MONTESINOS

Los partidos del Botànic han pactado una enmienda a la ley de Medidas Fiscales para agilizar licencias de actividad municipales que entrará en vigor cuando se apruebe la ley que acompaña al presupuesto del Consell de 2022.

El acuerdo abre una vía para desatascar miles de proyectos de inversión bloqueados en ayuntamientos y a rebajar el tiempo de espera en la concesión de licencias de actividad municipales.

La fórmula elegida es el refuerzo de las denominadas Oficinas de Certificación Administrativa (OCA) y el objetivo es rebajar la burocracia que mantiene atascados miles de proyectos en la Comunitat Valenciana que esperan licencia de actividad, según confirman fuentes del Consell.

Se admite que hay procedimientos muy largos y que, por ejemplo, sólo el trámite de presentar una documentación y que la compruebe la Administración puede llevar una espera de cuatro meses. Ahora, señalan, un certificado de la OCA permitiría ahorrar tiempo y facilitaría el trabajo a los equipos técnicos municipales.

Ya se hizo en su momento una modificación sobre las entidades urbanísticas que colaboran con los ayuntamientos y el Consell señala que se han producido avances. Pero se ha detectado que los procesos que van ligados a las licencias de actividad son los que en estos momentos acumulan mayores tiempos de espera.

Por eso se refuerza las OCA para que puedan realizar informes como el de comprobación de documentación. Se trata de oficinas privadas bajo control publico, por habilitación de una instancia administrativa estatal, lo que supone fomentar también la colaboración publico-privada, destacan fuentes del Consell.

Por ejemplo, el Ayuntamiento de València tiene miles de licencias de actividad presentadas y en espera de su aprobación. Hace unas semanas, el PP municipal denunció que existen unas 2.940 licencias de actividad pendientes y al ritmo actual se necesitaría una década para tramitarlas.

Fuentes de la Administración autonómica señalan que muchos de los problemas vienen por la falta de personal. Ahora hace una década que se pusieron en marcha recortes para contener el gasto con la llamada tasa de reposición, lo que ha provocado notables reducciones de plantillas.

Informes ambientales

En concreto, la enmienda del Botànic plantea modificaciones a las leyes de Prevención, Calidad y Control Ambiental de Actividades; de Oficinas de Certificación Administrativa o a la ley de Espectáculos. En la práctica lo que se busca es facilitar licencias a cualquier proyecto, desde una peluquería a una fábrica o una industria.

La enmienda también refuerza las llamadas OCA para las licencias ambientales, de forma que los proyectos puedan desarrollarse de forma más rápida, ayudar a la reactivación económica y que no mueran ahogados entre una maraña de burocracia.

Ese tapón que existe en la administración municipal preocupa al Consell porque son proyectos que suponen inversión económica en un momento en el que se hace aún más necesario el impulso a cualquier iniciativa en un contexto de salida de la crisis.

Medidas para desburocratizar

El objetivo es abrir una vía exprés para desburocratizar los proyectos y rebajar a la mitad los tiempos de espera. Hay tramitaciones de licencias de actividad que pueden durar hasta un año.

Además, se da la circunstancia de que entre los proyectos bloqueados pueden encontrarse algunos de los que aspiran a nutrirse de fondos europeos, lo que pone en juego buena parte de la reactivación económica.

Cargos del ejecutivo valenciano se quejan en privado de que la falta de personal amenaza con bloquear proyectos en un momento que es crucial.

Los cambios son para agilizar expedientes pero eso no quita que se vaya a relajar el control sobre las actuaciones. Tampoco que los ayuntamientos pierdan capacidad de revisión y verificación de las tramitaciones o de pedir responsabilidades a las OCA.

La intención es que se pueda propiciar que las oficinas de certificación administrativa ganen peso en el apoyo técnico a los ayuntamientos y a los equipos municipales que se encargan de dar luz verde a estos proyectos y que puedan facilitar que los técnicos municipales reciban ya expedientes avanzados.

El grupo parlamentario de Unides Podem ha registrado en las Corts una iniciativa en la que busca incorporar a una propuesta del PSPV que aborda la descentralización de las instituciones y organismos del Estado tanto el blindaje de la financiación en la Constitución como que el Senado se convierta en una verdadera cámara territorial para las autonomías.

Ambas iniciativas, la del PSPV y la de Unides Podem, están incluidas en el orden del día del pleno de las Corts que comienza hoy. Así, la formación morada defiende que el PSPV incluya en su propuesta de descentralización el blindaje de la financiación autonómica en la Constitución y que se supere la actual situación que hace que el reparto del dinero público no aparezca en la Carta Magna.

El grupo que lidera Pilar Lima quiere que se incluyan en la ley fundamental las reglas y los criterios que regirán la nueva financiación en el momento en que se pacte la reforma. Además, Unides Podem considera necesario la creación de un Senado constituido de verdad como una cámara de representación de las autonomías, de forma que se supere la configuración actual que la formación morada considera que va en contra de las posiciones federalistas que defiende e incluso sostiene que el Senado es «antidemocrático».

Lo que quiere el partido que lidera Lima es que se atribuya a la Cámara Alta un poder decisorio en financiación autonómica y que se limite el del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Compartir el artículo

stats