Recientemente se ha celebrado el tercer foro de la UE Aire Puro. Desde la Unión Europea se asegura que “la contaminación del aire es una cuestión de desigualdad. La mayoría de nosotros no podemos elegir qué aire respiramos. Durante siglos, los grupos más vulnerables han estado más expuestos a una mala calidad del aire; esto es algo que sigue ocurriendo hoy en día. Tenemos que actuar”.

Ante esta situación la Unión Europea lleva desde 1970 apostando por políticas que permitan mejorar la calidad del aire que respiramos los europeos. Un ejemplo de ello son las normativas que controlan las emisiones tóxicas que se vierten a la atmósfera o que la calidad del aire se tenga en cuenta en las normativas de medio ambiente y energía de la UE. Se recuerda que El Plan de Acción de la UE Hacia una Contaminación Cero del Aire presentado recientemente por la Comisión “da pasos concretos con el objetivo de reducir el impacto en la salud que tiene la contaminación del aire en, al menos, un 55 % para 2030, además de asegurar un medio ambiente libre de tóxicos en 2050”.

 

También ha recordado el vínculo entre calidad del aire y salud Es triste y alarmante que la contaminación del aire sea la primera causa de muerte prematura relacionada con el medio ambiente tanto en Europa como en el mundo. En la Unión Europea, casi 400 000 personas fallecen de forma anticipada debido a este problema. Necesitamos cambiarlo”.