Si el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana lo acepta en los términos que se va a plantear, para el próximo puente de la Constitución los cerca de 460.000 valencianos que no están totalmente inmunizados contra la covid-19 tendrán el acceso vetado al interior de restaurantes, grandes bares o locales de ocio nocturno como pubs o discotecas a no ser que presenten una prueba negativa reciente de que no están contagiados

A falta de que este jueves la comisión interdepartamental de seguimiento de la covid apruebe el texto final y se conozcan los detalles definitivos, según lo expuesto por Barceló la intención del Consell es que se pida el certificado covid para entrar al interior de bares, restaurantes, pubs o discotecas aunque se podría seguir accediendo a las terrazas si no se está vacunado. 

Vacuna o PCR negativa

Tal como pidieron desde el sector de la hostelería, la Generalitat va a poner a disposición de los establecimientos una aplicación de móvil específica para que solo sea necesario un móvil para leer los QR de los certificados covid.

La APP conectará directamente con la conselleria y franqueará el paso a los que estén vacunados o tengan una prueba negativa reciente. El objetivo es elevar lo máximo posible el porcentaje de vacunados, única vía para atajar el repunte de transmisión del coronavirus.

A lo largo del jueves se conocerá, por tanto, cómo se han resuelto algunos detalles que ayer quedaron en el aire, por ejemplo el aforo mínimo para quedar afectado por la normativa. «Nosotros hemos propuesto que sean 25 personas pensando en esos bares pequeños de pueblo o con solo una persona al cargo donde el control es más limitado», explicó ayer Nuria Montes, secretaria general dela patronal de los hoteleros, Hosbec. A ellos la norma les afecta en los servicios de restauración que hay dentro de los hoteles pero no en la actividad de alojamiento. «Adaptaremos cómo pedirlo según la actividad, puede que se pida en el ‘check-in’ en los hoteles vacaciones, por ejemplo. En el resto, se podría pedir solo en la entrada del bar, hay que mirarlo», añadió.

Para Montes y para responsables de la hostelería, la implantación del certificado covid bien vale el no tener que asumir nuevas restricciones de horarios o de aforo, cuestión que por ahora no está en la agenda del Consell. Queda sobre la mesa concretar qué pasará cuando se deniega el acceso a un cliente ya que, según pidieron desde Ashotur, «les hemos pedido que no nos hagan responsables de la denegación de acceso», explicaron o si se dará el paso de pedir el certificado a los trabajadores.

Si el texto valenciano salva el escollo del TSJ —y no se queda en el camino como la normativa vasca—, los bares y restaurantes no serán el único ámbito donde será necesario presentar el certificado covid. La consellera de Igualdad, Mónica Oltra, avanzó ayer que se trabaja para pedirlo también al entrar en las residencias de mayores, donde ya se solicita a los familiares para hacer visitas sin distancia de seguridad en nivel de alerta 0 o 1.