El temporal de lluvias de los últimos días dio ayer un giro brusco para cambiar las fuertes precipitaciones por un intenso frío y nieve. Una situación que llevó a nevadas acumuladas de cuatro centímetros en cotas de 800 metros y hasta de diez centímetros a partir de 110 metros. Algunas carreteras se tuvieron que cerrar a la circulación de camiones, aunque sí podían acceder turismos. Es el caso de la N-232 desde Morella hasta la N-330 y la N-420 desde el límite provincial hasta el cruce con la N-330.

La nieve no se limitó al norte de Castelló, sino que llegó a las cumbres más cercanas a la ciudad de València. Como por ejemplo Chiva, donde el pico Hiberas se cubrió totalmente de blanco. Una veintena de provincias seguirán hoy jueves con alerta por riesgo de lluvias, nevadas o temporales costeros. El fenómeno adverso más significativo serán las nevadas que tendrán a Castelló y València en el punto de mira. Durante la segunda mitad del día, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) pronostica precipitaciones en toda el área mediterránea. Además, podrán ir acompañadas de fuertes tormentas.

La nieve y el hielo complicó la circulación en varias carreteras de Castelló. A las 19.15 horas, en la CV-15, desde el kilómetros 55,500 hasta Vilafranca; la CV-12 (Ares-Morella); en la CV-124, entre los km 27 al 34,700, desde Castellfort a CV-12; así como en la CV-125, entre el 12,800 al 23, de Cinctorres a Portell de Morella.

La alcaldesa de Castellfort, Rosa Segura, aseguró que en su municipio llegaron a acumularse en algún momento del día hasta unos diez centímetros de nieve y fue necesaria la utilización de cadenas pese al trabajo de la máquinas quitanieves.

Las temperaturas fueron muy frías durante toda la jornada. Así, en Morella la máxima fue de 2 ºC, Vilafranca no subió de 1,1° en y la Pobla de Benifassà, de 1°, según Aemet. Al mediodía, Fredes registraba -0,4° y Castellfort marcaba 0° a las 12.30.

Para hacer frente a estas inclemencias, la delegada del Gobierno, Gloria Calero, presentó ayer el plan de vialidad invernal 2021-2022 para la Comunitat Valenciana. Una planificación que contempla un total de 56 máquinas quitanieves de la Demarcación de Carreteras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, 6.529 toneladas de cloruro sódico (sal) y 1.063.000 litros de salmuera. Todo el operativo, que estará en funcionamiento hasta el 30 de abril de 2022, está preparado por si fuese necesario actuar, en coordinación con la Dirección General de Tráfico y la Guardia Civil. Así lo explicaba ayer Calero, quien además puntualizaba que los medios previstos en el plan se podrán reforzar con la Unidad Militar de Emergencias (UME).