La Comunitat Valenciana desarrolla la 'construcción' de tres autopistas aéreas, denominadas aerovías, para la circulación de drones y trabaja también en la habilitación de corredores secundarios para que la circulación de aeronaves empiece a normalizarse, con diferentes usos, entre 2023 y 2025. La Comunitat, a la vanguardia en España en la creación y gestión de rutas aéreas para drones, firmó esta semana un protocolo con ENAIRE, la empresa que gestiona el espacio aéreo nacional, para el desarrollo de la investigación en esta temática, con el objetivo de integrar estas aeronaves para múltiples servicios. Por ejemplo, como sistema logístico de transporte de mercancías y personas.

La normativa europea aprobada el 1 de enero de 2021 sobre el uso de drones permite el transporte de materiales, los vuelos autónomos y simultáneos. La Generalitat Valenciana, en coordinación con la Universitat Politècnica de València (UPV), una referencia internacional en este ámbito, tomó nota. «Se posicionó desde el principio. Son necesarias dos infraestructuras para el vuelo de drones de forma ordenada: la física y la digital. La física es la construcción de 'carreteras' aéreas y ya hay diseñadas 3 aerovías principales, con base en el aeródromo de Siete Aguas, por su ubicación y estructura, y que es gestionado por la Agencia Valeciana de Seguridad y Emergencias. Una va a València; otra al aeropuerto de Castelló y una tercera a Mutxamel», explica Israel Quintanilla, director de la comisión oficial de drones de la UPV y coordinador del proyecto RELODIS, que genera vías de transporte en el aire, literalmente.

A las tres autovías se unirán nuevos corredores que permitirán que, «en cuestión de dos o tres años, veamos volar un buen número de drones por la ciudad de València y su periferia con diferentes usos», explica Quintanilla, que asegura que el desarrollo es «rapidísimo». «Esto es como las carreteras. Hay una fotografía de la Quinta Avenida de Nueva York del año 1900, en que todo son coches de caballos menos un Ford T. En otra de 1913 de solo se ven fords. Antes de eso no había semáforos, talleres, carreteras, señales de tráfico, etc... y ahora está pasando lo mismo. De hecho, Airbus y Boing ya han creado dos divisiones de integración de dones de transportes», afirma Quintanilla.

La segunda infraestructura, la digital, es incipiente. En enero de 2023 entrará en vigor una normativa que exigirá que todos los drones sean capaces de transmitir sus datos de navegación a un proveedor de servicios para que gestione el tráfico en el espacio aéreo, el bautizado ya como U-Space. La UPV lidera, de hecho, un proyecto europeo de investigación para la integración de los drones dentro del U-Space, que se denomina BUBBLES y participa en otros cuantos. «Todo esto va a permitir que se lleve a cabo una integración de los drones para generar diferentes servicios: emergencias, sanitarios, logísticos o agrícolas, entre otros», afirma el experto de la UPV.

La Comunitat Valenciana ya está avanzada en esta operativa para utilizar estos servicios. Hace justo un año, en plena segunda ola de la pandemia, se realizó en València el primer traslado de material sanitario con dron hecho en España dentro del entorno urbano y el segundo en Europa, tras Polonia. El vuelo tardó 3 minutos entre el Hospital Arnau de Vilanova y Feria Valencia. «Además de transportar material sanitario, se podrán enviar otro tipo de materiales y mercancías, porque el diseño de la operativa ya está testeado», añade el experto.

Transporte de material sanitario

Las nuevas rutas aéreas permitirán transportar material sanitario sin obstáculos y en línea recta entre hospitales, centros de salud y residencias, además de poder asistir a las zonas despobladas del interior de las tres provincias en situaciones de emergencia. «Hay otros muchos servicios que van a ponerse en marcha en poco tiempo. Hablamos de los servicios de ‘última milla’, como los de los proveedores de Amazon, Glovo y similares», explica Quintanilla. «Queremos transmitir a los ciudadanos que no estamos haciendo esto por casualidad. Los drones empezaron a desarrollarse seriamente en 2013. En la UPV fuimos de los primeros en esto con varias iniciativas, con la celebración de un máster internacional incluido, y siempre hemos estado muy activos en el ámbito europeo. Por ser un centro tecnológico tenemos esa capacidad de decisión de hacia donde van las tendencias. Somos de los más pioneros», afirma Quintanilla.

ENAIRE, el gestor nacional de la navegación aérea, probará en Barcelona sus primeras demostraciones de aerotaxis en 2022, unas pruebas que forman parte de dos proyectos europeos para conquistar el espacio urbano.