La Conselleria de Transición Ecológica ha propuesto una norma sobre comunidades energéticas, en forma de real decreto, para impulsar la producción y autoconsumo de renovables y trasponer al ordenamiento estatal la Directiva europea sobre normas para el mercado interior de la electricidad.

El director general de Transición Ecológica, Pedro Fresco, ha presentado la propuesta en la jornada 'Un nuevo impulso a las comunidades energéticas', que ha clausurado la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, y que ha contado también con representantes de otros territorios, como Cataluña, Castilla-La Mancha, Islas Baleares, así como con los ayuntamientos de Badajoz, Sevilla y el Prat de Llobregat y la secretaria general de la asociación energética europea Geode, Carmen Gimeno.

La iniciativa plantea un marco regulatorio de las comunidades de energías renovables (CER) y de las comunidades ciudadanas de energía (CEE) con el objetivo de fomentar la participación abierta y voluntaria de la ciudadanía y de las entidades locales en el sistema eléctrico renovable.

"La propuesta persigue construir el entorno favorable para el desarrollo de estas comunidades, que son clave para la descarbonización y la descentralización del sistema energético y para poner a las personas en el centro del sistema", ha señalado Fresco.

Mollà ha puesto de relieve la oportunidad de estas figuras para la protección del medio y para el desarrollo socioeconómico de los municipios en términos de ocupación e industria asentada en el territorio. La titular de Transición Ecológica ha destacado el liderazgo y acompañamiento de la Conselleria que ya cuenta con el plan 'Municipis en Xarxa', que impulsa las comunidades energéticas públicas de carácter local.

La consellera se ha referido a los 16,5 millones de euros de fondos MRR incluidos en el presupuesto de 2022 para el autoconsumo y el almacenamiento de energía renovable y ha anunciado la puesta en marcha en breve de la Oficina de Transición Energética para ofrecer asesoramiento, en ruta, a los municipios y comarcas de la Comunitat Valenciana.

La iniciativa plantea exenciones en los cargos y peajes, así como ampliar a 5 km, para las comunidades energéticas, la distancia que permite considerarla instalación de producción próxima. Establece, asimismo, que su finalidad es proporcionar beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus socios o a las zonas locales donde opera.

En este sentido, Fresco ha argumentado que estas condiciones fomentan la distribución eficiente, permiten a las pymes del municipio convertirse en propietarias de las instalaciones y acceder a cupos reservados en las subastas y que es una propuesta para construir en positivo, para sumar y para ayudar.

Igualmente, la consellera ha indicado que "a veces tocando una tecla se produce un fenómeno que precipita la transformación y adquiere la magnitud necesaria para cumplir en plazo los objetivos. La propuesta de hoy es una tecla que puede precipitar ese cambio".

En su intervención durante la jornada, el director del área de Acción ambiental y energía del Ayuntamiento del Prat, Joan Herrera, ha explicado que hace falta una transposición de la directiva que facilite y agilice el despliegue de las comunidades energéticas en el territorio y ha destacado que pueden ser también un vector de transformación social. "El autoconsumo es también un pretexto para articular a la ciudadanía y, si queremos que la ciudadanía se apodere y participe en la autoproducción y autonconsumo energético, que confianza y energía vayan de la mano, se necesitan no solo ayudas, sino también nuevos derechos".