El Síndic de Greuges ha abierto hoy una queja de oficio para investigar la rescisión de 419 contratos de refuerzo covid en centros de salud y hospitales a partir del 1 de enero de 2022, por parte de la Conselleria de Sanidad, tal y como han denunciado públicamente sindicatos del sector.

En un comunicado de prensa el Síndic ha explicado que "el actual aumento de la incidencia acumulada de los casos covid durante las últimas semanas y la aparición de la nueva variante Ómicrom podría suponer una mayor presión sobre los servicios sanitarios, especialmente de Atención Primaria, en donde ya detectamos deficiencias", tal y como ya recogió el organismo encabezado por Ángel Luna en una queja de oficio anterior.

Ante este "preocupante panorama", el Síndic ha decidido abrir una investigación de oficio "para conocer los motivos que justifican la idoneidad de la decisión de Sanidad; el alcance exacto de la medida si finalmente se va a ejecutar; y cómo afectará por categorías profesionales (médicos, enfermería, etc.) en centros de salud, de especialidades y hospitales de los distintos Departamentos de Salud de la Comunidad Valenciana". El Síndic de Greuges ha dado el plazo de un mes a Conselleria de Sanidad para emitir estos informes.

Esta queja llega después de que los sindicatos representados en la mesa sectorial de Sanidad ya mostraron su disconformidad ayer con la propuesta de la conselleria que dirige Ana Barceló de prescindir de los 419 contratos en hospitales y centros de salud, y lo consideraron como "una temeridad" en un momento de ascenso de la curva de la pandemia. Además, advirtieron del "colapso" que supondrá en el sistema sanitario de atención primaria, que igualmente asume la revacunación con la temporada de gripe a la vuelta de la esquina.

Actualmente, 6.400 profesionales están contratados como refuerzo covid en hospitales y centros de salud valencianos y su contrato cesa el 31 de diciembre. Desde Sanidad se anunció semanas atrás que no todas estas personas iban a continuar. En concreto, 419 contratos no se renovarán, según se comunicó el miércoles a los sindicatos. El resto continuarán trabajando hasta que, previsiblemente en abril, se produzca el anunciado aumento estructural de las plantillas con 6.000 plazas.