Todos los sindicatos representados en la mesa sectorial de Sanidad rechazaron ayer la propuesta de la conselleria, que dirige Ana Barceló, de prescindir de 419 contratos covid en hospitales y centros de salud desde el próximo 1 de enero, lo que consideraron una «una temeridad» en un momento de ascenso de la curva de la pandemia. Además de advertir del «colapso» que supondrá en el sistema sanitario de atención primaria, que también asume la revacunación y con la temporada de gripe a la vuelta de la esquina.

Todos los departamentos pierden profesionales, salvo el de la Marina Baixa, que en estos momentos concentra la segunda peor tasa de contagio de toda la Comunitat Valenciana, solo por detrás del área sanitaria de Gandía. En la provincia de Valencia se prescindirá de 228 profesionales, mientras en la de Alicante serán 129 y en Castelló de 60. En el Servicio de Emergencias Sanitarias se prescinde de dos personas.

Actualmente, 6.400 profesionales están contratados como refuerzo covid en hospitales y centros de salud valencianos y su contrato cesa el 31 de diciembre. Desde Sanidad se anunció semanas atrás que no todas estas personas iban a continuar. En concreto, 419 contratos no se renovarán, según se comunicó ayer a los sindicatos. El resto continuarán trabajando hasta que, previsiblemente en abril, se produzca el anunciado aumento estructural de las plantillas con 6.000 plazas.

Desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO, su representante Manel Canela calificó de «temeraria» la no renovación de estos contratos, ya que en estos momentos de alza de contagios y de aparición de la nueva variante ómicrom, «lo mínimo que se tendría que hacer es mantenerlos o aumentarlos», pues antes del veranos ya se prescindió de otros 3.000 puestos.

«Es más necesario que nunca un refuerzo del sistema sanitario, no sólo para atender los contagios por coronavirus, también para asistir a la población en sus patologías y en todo tipo de urgencias», se manifestó desde Comisiones Obreras.

Desde el CSIF también se exigió la renovación de los 6.400 contratos covid ya que «los ceses afectan, sobre todo, a rastreadores fundamentales para que no se extienda el virus y para reducir la burocracia en atención primaria». Fernando García, presidente del CSIF en la provincia de Valencia, añadió que esta no renovación de profesionales se produce cuando la curva de la pandemia se halla en ascenso. El sindicato insistió en la mesa sectorial que «no se puede dar pasos atrás y no renovar a profesionales que son totalmente necesarios». Además, recordó la escasez de personal y la necesidad de crear 11.000 plazas en la sanidad valenciana.

Para el Sindicato Médico, además de ser insuficientes los contratos que se prorrogan, la distribución por categorías no es equitativa. «En los médicos el recorte es mayor que otras categorías con el argumento de que no hay médicos en bolsa, algo que no nos parece justificable», señala Víctor Pedrera, secretario general del Sindicato Médico en la Comunitat Valenciana. Para esta entidad se sigue manteniendo, a la hora de distribuir los contratos por categorías, el mismo criterio que imperaba al inicio de la pandemia. «Se refuerzan categorías que no son tan necesarias y se margina a los médicos de Atención Primaria y hospitalaria, que es donde más déficit hay de profesionales».

Siguen 2.000 enfermeras

Según la resolución de Sanidad, se renueva a 5.950 profesionales, con más de 2.000 enfermeras y enfermeros, tanto en atención primaria como hospitales y otros servicios, como salud mental (29). También seguirán 653 auxiliares administrativos, así como 709 técnicas y técnicos de cuidados auxiliares en hospitales y otros centros. También se respetan 203 especialistas en documentación.