Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La estabilidad del litoral de l’Albufera depende de cómo se reconstruya"

La Dirección General del Medio Natural constata la «catástrofe ambiental» en el parque tras los temporales registrados en 2020

Técnicos medioambientales, durante la recogida de muestras para comprobar la calidad del agua en noviembre de 2020. | F. CALABUIG

«La reconstrucción del litoral es más difícil de abordar. Ahora se presenta un proyecto de Costas por valor de 9 millones de euros para reconstruirlo. De cómo se efectúe esta reconstrucción dependerá la estabilidad futura del frente litoral del parque. Es necesario, por tanto, que desde el primer momento se establezca un adecuado seguimiento del avance del mismo por parte de las instituciones afectadas», advierte la Dirección General del Medio Natural y Evaluación Ambiental de la Conselleria de Transición Ecológica, en la Memoria de Gestión del Parque Natural de l’Albufera 2020.

Un año de pandemia, pero de dos grandes temporales que han marcado récords y causado graves afecciones a este espacio natural protegido desde 1986. «Se constata esta tendencia hacia la producción de eventos más extremos, climáticamente hablando», advierte la dirección general del Medio Natural.

A los efectos del temporal Gloria, del 19 al 22 de enero de 2020, se sumó el «acusado déficit de insolación en la primera» de ese mismo año y «el temporal ocurrido entre el 3 y el 6 de noviembre de 2020 que ha sido el más fuerte en cuanto a la pluviometría registrada en la cuenca del parque desde que se tienen registros».

La elevada pluviometría ha permitido «una fuerte recarga del acuífero» pero el «aspecto nocivo de los temporales» ha sido «la destrucción costera causada por Gloria con olas que llegaron a superar los 8 metros de altura, batiendo el récord registrado hasta la fecha y causando una amplia destrucción en las playas del parque natural: las golas acumularon gran cantidad de sedimentos y peces muertos y las estructuras de las piscifactorias de Borriana quedaron distribuidas a lo largo de la costa».

Un aporte extra de agua, la gran asignatura pendiente del parque, que «no suponen una mejora en sus condiciones biológicas señalan los responsables autonómicos del parque natural. De hecho, añaden, que «es tal la cantidad de arrastres de sólidos y líquidos de toda condición que se depositan en el lago y sus canales y producen una gran turbiedad en el agua, afectan a la vegetación de orillas y aportan todo tipo de sustancias tóxicas».

De hecho, los autores de la Memoria Ambiental de l’Albufera 2020 califican de «gran catástrofe» el temporal del 5 y 6 de noviembre. «El barranco del Poio, desbordado en Massanassa, aportó dos coches a los arrozales próximos al Tancat de la Pipa y se recogieron dos neveras y bombonas de butano en los alrededores del lago».

Compartir el artículo

stats