Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PPCV plantea en una enmienda no pagar 1.336 millones de deuda

Hacienda avisa de que la iniciativa vulnera la Constitución y la ley de estabilidad

Carlos Mazón y Elena Bastidas, en un acto con personas discapacitadas. | E.P.

El tira y afloja de todos que desde 2016 protagonizan el PP y el Botànic en torno a la partida de la infrafinanciación de las cuentas públicas de la Generalitat (ficticia, según la oposición porque el Gobierno no la reconoce) ha desencadenado una propuesta que, según un informe interno de Hacienda, vulnera la Constitución.

Los populares han vuelto este año a presentar una enmienda a los presupuestos de la Generalitat de 2022 para anular esta partida (1.336 millones), pero, a diferencia de otros años, plantea otra para compensar el recorte de ingresos con un tijeretazo en lo gastos, en concreto, del capítulo de deuda pública.

En concreto, el grupo popular plantea que estos créditos para afrontar los intereses y la amortización de la deuda disminuyan, de tal manera, que en lugar de una dotación de 7.406 millones ascienden a 6.070 millones. Es decir, 1.336 millones menos, justo la cuantía a la que asciende la partida de ingresos que plantean dar de baja. Año tras año la enmienda de minoración de ingresos ha acabado en el Consell, ya que el reglamento de las Corts establece que las enmiendas que comportan una minoración de ingresos deben requerir la conformidad del Consell.

Año tras año, el Botànic bloquea la propuesta y políticamente le traslada al PP la incongruencia de descuadrar el presupuesto ya que hasta este año los populares evitaban añadir a esta enmienda otra con recorte de gastos. Sin embargo, este año ha habido un cambio, aunque, a tenor, del informe de Hacienda, para peor ya que se señala la inconstitucionalidad de una propuesta que, de aceptarse, abocaría al Consell a la insumisión en el pago de la deuda.

El informe, del que ayer tuvo conocimiento del Consell, apunta a que se vulneraría el artículo 135 de la Constitución que consagra la obligación del pago de la deuda, así como de la ley de estabilidad presupuestaria. Las fuentes consultadas llegaron a calificar de barbaridad la propuesta popular.

En todo caso, el Consell informará de forma negativa sobre la tramitación de estas enmiendas que tendrían un impacto importante en las cuentas. Esto supone que las enmiendas caerán y no serán debatidas en la comisión de Hacienda de las Corts cuando se debatan las enmiendas a la ley de acompañamiento. Llama la atención que el PP, aunque lo ha criticado con dureza, no ha pedido dar de baja la otra partida reivindicativa, sobre el fondo covid.

Compartir el artículo

stats