La sexta ola de la pandemia d e la covid-19 ya ha penetrado de lleno en la Comunitat Valenciana y el gran aumento de contagios de las últimas semanas, que se ha trasladado a la capacidad asistencial en las unidades de intensivos de los hospitales, ha provocado que se entre en el nivel de alerta 2 o riesgo medio, según el último informe del Ministerio de Sanidad que analiza los indicadores en las diferentes autonomías con el nuevo semáforo de incidencias y presión sanitaria.

Horas antes de que entrara en vigor esta pasada medianoche el pasaporte covid para acceder a bares y locales de ocio, la Conselleria de Sanidad publicaba en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOGV) la resolución que daba viabilidad al documento sanitario, avalado previamente por el Tribunal Superior de Justicia y donde se reconoce que «la pandemia no está controlada», ya que «la curva epidémica señala una tendencia ascendente con un crecimiento sostenido y generalizado que está indicando, con toda probabilidad, que nos encontramos en el inicio de una nueva onda epidémica».

En ese documento, fechado el 25 de noviembre, cuando se aprobó en la comisión interdepartamental de la Generalitat la implantación del certificado covid para limitar el acceso a determinados locales a las personas que no se han vacunado, Salud Pública ya reconocía que «todos los indicadores de nivel de transmisión han empeorado y no se observa ningún indicio de mejora; todo lo contrario, van a seguir aumentando el número de casos».

Y así ha sucedido. Los contagios se disparan a diario y semana tras semana desde que se levantaron las restricciones y aumentó el contacto social y la movilidad desde el 9 d’Octubre. Ayer, con los 1.662 nuevos casos de coronavirus se cerró la peor semana desde la primera quincena de agosto, pues terminó con 8.455 nuevos positivos, que son casi tantos como todos los que se acumularon en todo septiembre (8.784). Respecto al viernes pasado, cuando hubo 952 casos, la subida fue del 99,83 %. La semana pasada se cerró con 2.711 infectados menos que en esta.

Trasladado a la incidencia acumulada (IA) de casos a 14 días por cada 100.000 habitantes, esta ha subido casi más de 132 puntos desde el día 22 de noviembre, que es la fecha con la que Salud Pública recogía los datos que evidenciaban el ‘descontrol’ de la pandemia, con el número reproductivo básico instantáneo por encima de 1. Ayer, la IA estaba ya en 266 puntos, acercándose de forma preocupante al nivel de riesgo alto (alerta 3), que ahora se sitúa en más de 300 casos con el nuevo semáforo covid (que recoge los indicadores para valorar los diferentes niveles de alerta pactados por el Gobierno y las comunidades) y que es más laxo con la incidencia por la gran cantidad de personas que están vacunadas (4.174.081 valencianos y valencianas mayores de 12 años tienen la pauta completa, en torno al 90 %). Ahora se da más relevancia a la presión asistencial en las tasas de ocupación de camas de agudos y de UCI debido a la covid-19.

Sin embargo, pese a flexibilizarse los niveles de alerta, la Comunitat Valenciana ya ha entrado en riesgo medio esta semana arrastrada por las malas cifras, según el informe del día 2 de diciembre del ministerio que dirige Carolina Darias. Se ha subido del nivel bajo al riesgo medio debido al incremento de la presión en las UCI, al aumentar la ocupación de las camas de cuidados intensivos por encima del 10 %. Ayer se situaba en 11,11 % debido, principalmente, a la mala situación de la provincia de Castelló, que tiene el 16,9 por ciento del total de camas en UCI ocupadas por pacientes con coronavirus, lo que la deja en otro escalón al llegar al riesgo alto. Alicante está como la autonomía en riesgo medio, mientras la provincia de València aún sigue en nivel bajo, porque tiene menor presión en intensivos con un 8,1 %.

Según los datos de ayer, la presión hospitalaria volvió a subir al dejar 441 personas ingresadas (siete más), de las que 72 estaban en la UCI (una menos que el jueves): 11 en Castelló; 23 en Alicante; y 38 en València. Los indicadores autonómicos de transmisión del virus a 14 días y a 7 días también estaban en alerta 2, al registrar 247,7 y 134, respectivamente. Ayer ya eran superiores con 266 y 145 casos de IA. De ahí la inclusión de todo el territorio en alerta 2, pese a que las incidencias en mayores de 65 años están en un peldaño superior, en riesgo alto (3).

Debido a ese descontrol en la pandemia el Consell decidió imponer el pasaporte covid desde hoy mismo, como una medida restrictiva para los que no están aún vacunados y antes de tener que adoptar medidas más duras como sucedió en anteriores oleadas. Así se advierte en el informe de Salud Pública, donde se explica que, según constatan todos los estudios realizados, la pauta completa de vacunación «protege frente a la enfermedad grave y la mortalidad, pero su capacidad de prevenir la transmisión es inferior». Asimismo esos informes demuestran que el riesgo de infectarse es menor entre los vacunados que en lo no inmunizados y que la transmisión de la covid-19 también es menor.

Sanidad notificado ayer seis muertes más de personas de entre 67 a 95 años, por lo que el total de decesos desde el inicio de la pandemia asciende a 7.939. La jornada solo dejó dos macrobrotes.