Lo que se podría haber considerado un defecto en los tiempos podría convertir a la vacuna española de Hipra en un elemento clave contra la última de las variantes aparecidas de la covid: ómicron. Según ha expresado la ministra de Ciencia, Diana Morant, el fármaco español podría incorporar la proteína con las mutaciones detectadas en Sudáfrica para convertirse en "la mejor vacuna de las conocidas".

En la rueda de prensa tras su reunión con el president de la Generalitat, Ximo Puig, la ministra ha explicado que los resultados de Hipra inoculados a un millar de personas en los actuales ensayos (está en fase 2) se basan en un "recombinado de la proteína de las variantes beta y alfa" que eran predominantes hace un año, a diferencia de las actuales de Pfizer o Moderna que están elaboradas a partir del ARN del virus original.

Es por ello que ha indicado que igual que se ha hecho con las mencionadas variantes anteriores, se va estudiar que la vacuna española haga una nueva composición a partir de la proteína de ómicron, un hecho que ha señalado que es más sencillo que en las marcas que ya están distribuyéndose.

Morant ha señalado que Hipra sería "una muy buena vacuna de refuerzo" en el caso de que se cumplieran las previsiones y la evaluación farmacológica señalara que es eficaz y segura. Esta podría estar lista, según ha indicado, "a principios del año que viene" para su comercialización para lo que además ha añadido que se han destinado 15 millones de euros para la producción en el momento en que se dé el visto bueno al fármaco.