Las instituciones de la Comunitat Valenciana han mostrado este jueves la unidad del pueblo valenciano frente al terrorismo machista y su enfrentamiento "radical" a una lacra que en las últimas horas ha acabado con la vida de Cristina B. M., la joven asesinada por su novio el pasado fin de semana en la calle Conde Altea de València.

El Consell, Les Corts, el Ayuntamiento de València, la Delegación del Gobierno, familiares y amigos de la última víctima de la violencia machista, asesinada a puñaladas en València, han guardado minutos de silencio en recuerdo de la fallecida, y han condenado también el crimen de María Amparo, asesinada hace un año en Mislata por su marido, un policía local jubilado que ya se encuentra en prisión tras un año de investigación.

Miembros del Gobierno valenciano y la ministra de Ciencia, Diana Morant, han guardado tres minutos de silencio frente al Palau de la Generalitat, tras los que la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha reivindicado que Cristina "tenía derecho" a seguir cantando en su coro y a disfrutar de su falla, de su vida, de su juventud y del futuro que tenía por delante.

Oltra ha lamentado la "lista negra" o de "la vergüenza" de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas y ha defendido la importancia de mostrar la unidad del pueblo valenciano con las víctimas, sus familias y sus amigos, así como de evidenciar el enfrentamiento a las actitudes "de los agresores, los asesinos, los homicidas y los torturadores".

Ha indicado que las mujeres que sufren violencia machista deben saber que las instituciones democráticas y la sociedad valenciana están con ellas "y enfrentados radicalmente al terrorismo machista hasta que podamos vencerlo".

12

Minuto de silencio por Cristina, la mujer asesinada en València el viernes por su pareja Germán Caballero

Silencio en el Palau del Temple

Por su parte, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, ha presidido el minuto de silencio que se ha guardado en el Palau del Temple de València en repulsa de los dos últimos casos de violencia machista confirmados en el territorio valenciano, uno de ellos ocurrido hace un año pero incluido en la estadística recientemente tras un año de investigaciones.

Calero ha mostrado su “repulsa y condena” ante este nuevo caso de violencia machista, al tiempo que trasladado “todo el cariño y apoyo para la familia y amigos” de las víctimas, según la Delegación.

A su juicio, “la violencia machista es una lacra que nos duele y afecta como sociedad”, y ha lamentado que haya formaciones políticas que nieguen la violencia de género.